Tag Archives: salud íntima

25Oct/13

… de los ejercicios para fortalecer el suelo pélvico

Bolas para los ejercicios Kegel

No se me olvidarán nunca las clases de preparación al parto. No el contenido en sí, que aún tengo reciente por propia experiencia, sino el ambiente. El ir un sábado por la mañana, sin prisas, a nuestro ritmo, preparándonos para lo desconocido: nuestro primer bebé. Todo era nuevo y emocionante, aunque también me daba un poco de miedo. Lo que más recuerdo era que tenía muchas dudas: ¿sabría reconocer una contracción?, ¿sabría que había roto aguas llegado el caso?, ¿dolería tanto el parto como me imaginaba?, ¿sabría cambiar un pañal?, ¿sería fácil darle el pecho? Y así hasta el infinito y más allá.

Yo soy de coger apuntes. Siempre. En cualquier caso. Llamadlo deformación profesional (aunque no ejerza). Apuntaba todo lo que nos decía la matrona: cómo respirar antes y durante el parto, cómo dar el pecho, cómo curar las grietas y la posible episotomía, cómo hacerle al bebé el masaje shantala… y menos mal porque no volví a las clases preparto para mis siguientes embarazos. Como han sido tan “seguidos” y tenía mis apuntes, no me hizo falta.

En ese cuaderno también apuntaba mis “deberes”. En concreto, los ejercicios de Kegel para fortalecer el suelo pélvico. La matrona dijo una frase que no se me olvidará nunca: “por mucho que Concha Velasco nos quiera hacer creer que es normal, las pérdidas de orina no lo son en absoluto. Es más, la incontinencia se puede evitar”. ¿Cómo? Pues a través de unos sencillos ejercicios para fortalecer el suelo pélvico pues, a fin de cuentas, éste es sólo un músculo más y, como cualquier otro músculo, es necesario ejercitarlo para mantenerlo fuerte.

Una de las madres que había en el curso, dijo que ella utilizaba pesas. Había creado una rutina y las usaba cada vez que planchaba. Y que le iban muy bien. La matrona nos habló entonces de las bolas que existían para fortalecer el suelo pélvico y que no tenían nada que ver con las bolas chinas. Por entonces, a mí todo eso me sonó muy extraño. ¿Qué leches era el suelo pélvico? ¿Cómo que unas pesas? La matrona nos enseñó unos ejercicios básicos, a base de contraer y soltar el músculo, cada vez más repeticiones. Yo los hacía cuando me acordaba, la verdad.

Cuando más los hice fue durante mi tercer embarazo, pues al final me daba miedo estornudar o simplemente toser. Me dije a mí misma que tenía que fortalecer aquel músculo como fuera. Y desde hace unos meses me puse a mirar por Internet aquello de las bolas con peso y ejercicios para recuperar la tonicidad de mi suelo pélvico.

Así es como llegué a Intimina, una completa web con productos dirigidos a la salud íntima de la mujer. Podéis daros una vuelta y veréis que tienen copas de menstruación, masajeadores, hidratantes, hidratante íntimo femenino, limpiadores de accesorios y, lo que más me interesaba a mí, esferas para realizar los ejercicios de Kegel. Me puse en contacto con ellos y en pocos días tenía en mi casa los tres ejercitadores Laselle y un limpiador.

Tras la vuelta de los niños al cole, empecé a probar el de menor peso. Comencé los ejercicios tumbada, tal como recomiendan en la rutina. Y la verdad es que pensé que lo mismo tenía que usar el siguiente peso porque aquello de contraer y relajar me resultaba muy fácil. Entonces decidí levantarme y realizar los ejercicios de pie. Y ahí sí que sí. Noté cómo mi suelo pélvico estaba debilitado y los ejercicios ya no me resultaban tan fáciles. Así que, de momento, sigo con la esfera de peso más bajo.

CONTRAS:

  1. El mero concepto de introducir algo en la vagina puede echar para atrás. Yo también pasé por eso, pero os puedo asegurar que merece la pena intentarlo. El suelo pélvico es un músculo muy importante que no hay que olvidar. Ya no se trata sólo de evitar la incontinencia urinaria, sino que es un músculo que aguanta el peso de los intestinos. Además, os sorprenderá lo fáciles que son de poner y quitar.

  2. No tengo muy claro si estas esferas para realizar los ejercicios de Kegel están recomendadas o no durante el embarazo. Quienes estéis en esta situación, podéis poneros en contacto con Intimina o con vuestro ginecólogo y así salís de dudas.

  3. Puede que no queráis gastaros dinero en este tipo de productos para fortalecer el suelo pélvico. Bueno, echad cuentas. Puede que no padezcáis incontinencia u otros problemas intestinales, pero si fuera vuestro caso, tendríais que seguir usando compresas. Además, estos ejercitadores son de silicona médica y, bien cuidados, pueden durar años en perfecto estado.

  4. Para esterilizar las esferas, no hay que hervirlas pues dañaría el material. Si os animáis a haceros con ellas, haceos también con el limpiador de accesorios. Es muy cómodo. Viene en forma de spray y sólo hay que pulverizar la superficie, dejar actuar unos segundos, limpiar el exceso y ya está listo para usar.

PROS:

  1. Aunque los ejercicios de Kegel pueden realizarse sin el peso de las esferas, os puedo asegurar que cambia bastante la historia si usáis pesas. Es como si queréis fortalecer los brazos y hacéis ejercicios apretando nada más o con peso. ¿Es distinto, verdad? Pues con los ejercicios de Kegel pasa exactamente igual.

  2. Las esferas de Intimina (ficha técnica del producto aquí) vienen en tres pesos diferentes (28, 38 y 48 g respectivamente). Lo que permite usarlas según las necesidades personales de cada mujer empezando siempre por la más ligera e ir subiendo poco a poco según se vaya fortaleciendo el suelo pélvico.

  3. Alguna pensaréis que cuando alcancéis el último peso ya no podréis seguir más. Pues no. Los ejercitadores de Intimina pueden unirse entre sí para conseguir nuevos pesos y así seguir fortaleciendo el suelo pélvico.

  4. Que nadie se descuelgue diciendo que ya no tiene edad para eso. El suelo pélvico se puede fortalecer siempre, nunca es tarde para realizar los ejercicios de Kegel. Y, si tenéis alguna duda, lo mejor siempre es preguntar a vuestro ginecólogo.

Yo aquí he hablado de las esferas de Intimina porque son las que tengo y uso yo. No me han pagado por esta entrada (ni por ninguna de las que he escrito hasta ahora en el blog, que conste). Sólo he querido compartir con vosotras un producto que he probado y me ha parecido muy útil. Hay más empresas que comercializan este tipo de artículos. Podéis echarles un vistazo. Lo importante es que cuidéis vuestro suelo pélvico, que le prestéis atención y lo fortalezcáis para ganar en salud. Si he hablado de la marca Intimina es porque es por la que yo me decidí cuando estuve mirando productos para ayudarme en los ejercicios de Kegel.

¿Habíais oído hablar de los ejercicios de Kegel? ¿Los realizáis? ¿Sabíais lo beneficioso que es fortalecer el suelo pélvico? Si tienes alguna rutina o algún truco para que no te olvide realizar los ejercicios cuéntamelo todo en los comentarios.