Archivos de la etiqueta: ordenador

16Nov/15

… de que Papá³ trabaje un día desde casa

Trabajar desde casa. Ordenador

Papá³ tiene un trabajo peculiar. Como ya os conté, viaja de vez en cuando, pero además es que no tiene un horario definido porque trabaja con empresas de otros países y debe adaptarse al horario de estas la gran mayoría de las veces. Pero es que el trabajo de Papá³ le permite trabajar desde casa. Por eso muchos días llega a casa de la oficina y sigue trabajando hasta altas horas de la noche desde el ordenador.

Sigue leyendo

07Oct/15

… de las pinzas para tapar la webcam de Tapatucam ¡y sorteo!

Tapatucam_Tapar la webcam

Reconozco que, en lo que a seguridad se refiere, soy un poco paranoica. No me gustan las ventanas sin cortinas porque una vez vi una peli de un acosador. Cuando salgo de casa, llevo siempre las llaves y el billete de tren o metro en un bolsillo por si me roban el bolso, que al menos pueda volver a casa. Mi última paranoia fue con la cámara del ordenador. Hasta que di con las pinzas para tapar la webcam del ordenador de Tapatucam. Y ahora tecleo mucho más tranquila 🙂

Sigue leyendo

25Feb/13

… de dejar abierto el portátil encima de la mesa (II)

20130225-122859.jpg

Habrá quien piense, tras la entrada anterior, que aprendí la lección, que no me iba a la cama sin cerrar el portátil. No podéis estar más errados. Es cierto que, tras el susto inicial y visualizar a mi hijo tirando el ordenador de la mesa (si había podido quitar las teclas, ¿de qué más podría ser capaz el angelito?), hubo una época en la que cuidé y mimé a mi viejo portátil. Le daba los buenos días, las buenas noches, lo cerraba cuando no lo usaba y hasta le hubiera traído un café si me lo hubiera pedido. Por otra parte, mi Trasto también pasó una temporada sin acercarse al aparato en cuestión.

Sigue leyendo
23Feb/13

… de dejar abierto el portátil encima de la mesa (I)

20130227-085139.jpg

En casa, hace tiempo que el ordenador de sobremesa (ese grandote con su torre, su teclado, su pantalla y su ratón) pasó a ser un simple elemento decorativo recoge-polvo encima de una mesa a la que, por otra parte, no le sobraba el espacio. Primero por el trabajo de mi Marido y después por comodidad mía, los portátiles entraron pisando fuerte. Junto a mi primer portátil y el disco de arranque, también me vino en la caja la mala costumbre de dejar el aparato abierto, con la tapa levantada, vamos. Esto no tendría la mayor importancia si no fuera porque los Trastos siempre andan a sus anchas por aquí como si fueran los reyes de la casa.

Sigue leyendo