Tag Archives: libros

22Nov/17

… de la VIII Campaña solidaria Vapor ti, Vapor todos

Campaña solidaria Vapor ti, Vapor todos

Para mí, los libros siempre fueron parte importante de mi vida. Me aportaron mucho y me enseñaron mucho también. Por eso, que mis hijos lean y acaben disfrutando de la lectura es uno de mis objetivos como madre. En todos los cumpleaños y en todas las Navidades, siempre reciben un libro. Y si en tu casa hacéis lo mismo, seguramente la VIII Campaña solidaria Vapor ti, Vapor todos te va a gustar.

Continue reading

22Jun/17

… del libro “Penny Berry y el árbol de oro de Shangri-La”

Libro Penny Berry y el árbol de oro de Shangri-La. Reseña

Tras recibir en casa gracias a la Editorial SM la primera entrega de la saga de Penny Berry, los Reyes Magos decidieron traerle al Mayor la segunda. Si la primera le encantó, esta última no fue menos. Por eso el libro Penny Berry y el árbol de oro de Shangri-La pasa a formar parte del Rincón de lectura del blog.

Continue reading

22Feb/16

… del libro “La semilla perfecta”

Libro La semilla perfecta

Hoy vengo con otro cuento para el Rincón de lectura gracias a Boolino. Se trata del libro La semilla perfecta y trata sobre un árbol del bosque que está moribundo a punto de extinguirse. Un cuento que enseña a los más pequeños que los árboles también nacen y crecen como cualquier otra planta, aunque luego se hagan más grandes.

Continue reading

09Dic/15

… del libro “El conejito que quiere dormirse”

Libro El conejito que quería dormirse

Hace un par de semanas, gracias a Random Penguin House, nos llegó a casa el libro El conejito que quiere dormirse, que ha ido directo al Rincón de lectura del blog. Yo lo había visto, pero no tenía mucha idea de qué iba el relato. Al parecer es un cuento que está teniendo mucho éxito en todo el mundo (está traducido a siete idiomas) porque consigue que los peques se duerman.

Continue reading

01May/15

… del libro “Los gemelos Tapper se declaran la guerra”

"Los gemelos Tapper se declaran la guerra", libro Boolino

Hoy vamos a estrenar nueva sección (Rincón de lectura) gracias a Boolino. Aunque también os hablaré de otra clase de libros. La idea la tengo desde hace meses, pero digamos que Boolino me ha dado el empujón que me faltaba 😉 Y es que me apunté para reseñar sus libros y poder contaros de qué van. ¡Y resulta que me han seleccionado! Así que el primer libro del que os voy a hablar es para niños de 9 a 10 años y se trata de Los gemelos Tapper se declaran la guerra, de Geoff Rodkey (editorial RBA).

Continue reading

04Nov/13

… de los puzzles

Puzzle tradicional

Puzzle tradicional

Esta mañana, por razones que no vienen al caso, no he podido publicar la entrada de hoy a la hora a la que acostumbro. Y, como tenía algunas en mente y no me decidía por una en concreto, aprovechando que, de todos modos, la entrada la publicaría tarde, me he puesto a preguntar sobre qué queríais que hablara hoy: trastadas o juguetes. Han ganado los juguetes por goleada. Me ha sorprendido que sois muchas las que ya estáis pensando en la carta a los Reyes Magos. Así que, aunque en casa aún no hemos sacado el papel y el lápiz para escribirla, he decidido que iré publicando entradas sobre juguetes que tenemos en casa, por si os doy alguna idea.

Aprovecho también esta entrada para dejar claro que:

  • lo que aquí cuente sobre un determinado juguete será siempre bajo mi punto de vista y mi propia experiencia (o la de mis hijos, se entiende);

  • si menciono alguna marca será siempre porque yo así lo crea oportuno. Y si no la menciono, será porque no lo considero necesario;

  • aún no se ha dado el caso, pero si alguna marca me pagara por hablar de su producto o me hiciera llegar una muestra para que yo hablara de ella (insisto, siempre según mi punto de vista y mi experiencia con el juguete en cuestión), lo dejaría bien claro al principio de la entrada. Si no digo nada, se entiende que no he obtenido beneficio económico alguno por mencionar dicha marca;

  • intentaré encasillar los juguetes por edad, pero ya os advierto que muchas veces eso de la edad sólo sirve para catalogarlos en los folletos porque el Peque juega con juguetes de los Mayores y los Mayores muchas veces también acaban jugando con los del Peque.

Dejo esto claro para no tener que repetirme en el resto de entradas que tengo pensado ir publicando.

Y ahora sí, vamos al lío. Hoy voy a hablaros de los puzzles. ¡¡Me encantan!! Recuerdo cuando mis padres me regalaron uno de 250 piezas… y fue mi perdición. De ahí pasé al de 500 piezas y después al de 1.000 y 1.500 piezas. El último que hice creo que fue de 5.000 piezas. Me gustaban tanto que, como solían regalarnos un puzzle a mi hermana y otro a mí, al final, por desgana de mi hermana, yo acababa haciendo el suyo. Lo que a ella le ponía nerviosa, a mí me servía para relajarme y perderme en mis pensamientos.

Ahora ya no hago puzzles. No será por ganas. Pero los hacen mis hijos. Obviamente, no de tantísimas piezas. Hay puzzles para casi todas las edades. Un bebé no puede hacer uno porque acabaría con la pieza en la boca, pero no todos los puzzles llevan piezas. Cuando el Mayor tenía unos dos años, le compramos unos cubos que son puzzles. En nuestro caso, fueron de madera, pero los Reyes Magos también le trajeron unos cubos magnéticos. En la foto aparece sólo el de madera porque el otro era de plástico y, a fuerza de partirse de risa mientras los estrellaba contra el suelo, acabaron rompiéndose. Sólo ha perdurado el de madera. Al ser cubos, también sirve para hacer torres que, por supuesto, hay que tirar lo más fuerte posible para hacer gracia. Estos niños son tan lindos… como diría Pao.

Puzzles_1

Cubo de puzzles y libro-puzzle

De ahí, cuando cumplió unos tres años, le compramos un libro-puzzle. Eran de cuatro fichas y el dibujo viene marcado debajo. Sólo hay que buscar la pieza igual y ponerla encima. El libro traía cuatro puzzles. El que más ha jugado con él hasta la fecha ha sido el Mediano.

Luego pasamos a los puzzles “normales”, los que tienen varias piezas que hay que montar. El puzzle que tenemos en el imaginario colectivo, el que se nos viene a la mente cuando pensamos en un puzzle. Aquí el Mayor, de 6 años, es el rey, probablemente por edad, aunque el Mediano ya le va pisando los talones.

Y como estamos en la era tecnológica donde las aplicaciones o apps están a la orden del día, quería mencionar también los puzzles digitales. Hace poco, por insistencia del Mediano, me puse a buscar alguna app que no fuera muy difícil y que, a la vez, entretuviera. Di con estas dos: “Sabana” y “Selva”. Son gratuitas y traen un montón de animales para hacer. Aunque, eso sí, para tenerlos todos hay que pagar casi 2 €. De manera gratuita, creo recordar que vienen unos cuatro animales por juego. Como podéis ver en la foto, los puzzles no tienen muchas piezas y, cuando las ponen en el lugar correcto, suena un ping.

Además, dándole al símbolo del sonido, se puede escuchar el ruido que hace el animal en cuestión. Para terminar, tocando la paleta de colores con el pincel se accede al “colorea”: aparece el mismo animal del puzzle y se puede colorear. Lo bueno de este “colorea” es que tocando el sombrero de mago evitamos salirnos de las líneas y se pinta sólo el espacio elegido moviendo el dedo. Una vez terminada la obra maestra, se puede guardar para la posteridad. Supongo que, como éstas que os menciono aquí, habrá muchas otras.

Puzzles_2

Aplicaciones de puzzles

CONTRAS:

  1. Los puzzles de toda la vida tienen el problema de toda la vida: perder piezas. Yo tengo hechos dos fantásticos puzzles de 2.500 y 5.000 piezas respectivamente a los que les falta una pieza a cada uno. Cortesía de la perrita que teníamos en casa de mis padres.

  2. En los puzzles digitales de los que os he hablado hay que pagar para tener acceso a todos los animales.

PROS:

  1. A menos que os dé por enmarcar los puzzles, estos se pueden hacer y deshacer tantas veces como queráis y jugar con ellos hasta la saciedad.

  2. Leí una vez que los puzzles son un ejercicio para la mente. Aunque, a menos que os pongan tan nerviosas como a mi hermana, son divertidos sin más.

  3. Como os dije antes, hay puzzles para casi todas las edades. Sólo hay que elegirlos con sentido común. No le regaléis a un bebé un puzzle como el de la primera foto o le deis un puzzle digital, probablemente no sepa qué hacer con él. De la misma manera, no le deis a un niño de 6 años el libro-puzzle porque se aburrirá de él a los cinco minutos.

Ahora contadme vosotras: ¿sois de las que se ponen nerviosas o de las que les relaja hacer puzzles? ¿Vuestros hijos tienen puzzles? ¿Juegan con ellos o no les hacen mucho caso? ¡No te olvides de mencionar la edad de tus peques!

19Ago/13

… de hacer marcapáginas monstruosos

Marcapáginas monstuosos

El Mayor ya sabe leer. Hay que ver cómo pasa el tiempo. Antes era yo quien le leía los cuentos y ahora es él quien me lee algunos. Coge el mando de la tele, se va a la guía y elige qué quiere ver. Vamos por la calle y va leyendo los carteles. Cogemos las cartas del buzón y sabe para quién son.

Leer parece fácil. Fácil para nosotros, los adultos, claro, que nos sale solo. Pero hay que reconocer que es una tarea bastante complicada. Por ello, hay que festejar cada pasito que dan en ese sentido.

Además, tanto el Tripadre como yo somos devoradores de libros. Bueno, en este momento, lo es él. Yo perdí la costumbre junto con las horas de sueño cuando me convertí en madre. Sin embargo, es algo que me apasiona. He disfrutado como una niña con un buen libro. Y uno de mis sueños es que mis hijos tengan esa pasión por la lectura que compartimos el Tripadre y yo.

Sin embargo, aprender a leer requiere esfuerzo. Y ganas también. El Mayor lee más a gusto una noticia sobre Fernando Alonso o el Real Madrid que uno de los cuentos infantiles indicados para su edad. Dice que le aburren. Y yo le creo. Porque cuentos como El gatito Agapito y similares aburren a cualquiera.

Por ello, en cuanto vi en Pinterest esta idea, me faltó tiempo para ponerla en práctica. Se trata de unos marcapáginas con forma de monstruos que les chiflan a mis hijos. Sí, lo he dicho en plural porque el Mediano también quiso el suyo. Es más, entre los dos, me obligaron a hacerme uno para mí. En rosa, por supuesto, que es el color de las chicas. Aunque yo prefería otro color.

El otro día, por mi cumpleaños, vinieron mis cuñados con mis sobrinos a casa. Sobra decir que mis hijos les enseñaron sus marcapáginas antes de cinco minutos. Y, por supuesto, mis sobrinos también quisieron uno para cada uno. Así que ahí estaba yo, a las once de la noche, rodeada de papeles de colores, pegamento y tijeras. Eso sí, se fueron felices a su casa.

CONTRAS:

  1. Dependiendo de la edad del niño, es bastante probable que sea la madre o padre (yo en mi caso) quien acabe haciendo la mayoría de esta manualidad.

  2. Cuidado con añadir detalles a un marcapágina. Los demás niños están ojo avizor y tened por seguro que ellos también querrán ese detalle que has improvisado en un marcapáginas.

  3. Esta manualidad requiere el uso de tijeras. Para evitar males mayores, no las perdáis de vista.

PROS:

  1. Los materiales necesarios son de estar por casa: papel de colores o blanco (luego se puede pintar al gusto), cartulina (para darle mayor consistencia, pero tampoco es indispensable), tijeras (si son romas, mejor), pegamento en barra (esta vez no hace falta cola blanca), regla y lápiz (esta parte seguro que le toca al adulto).

  2. Se hacen en un momento. En cinco minutos puedes tener uno listo.

  3. Aunque sean monstruos los que yo hice con mis hijos, también podéis hacerles caras divertidas. Vale todo con tal de que sean caras.

  4. Para las niñas, podéis ponerle algo más… femenino. Por ejemplo, para el marcapáginas de mi sobrina, le puse unos párpados de papel brillante. Y unas pestañas enormes. Todo a petición de la niña.

  5. Estos marcapáginas de la foto son infantiles, es verdad. Pero si obviáis los ojos, boca, lengua, párpados, cuernos y demás, podéis hacer uno para adultos. Una idea, en vez de papel de colores y cartulina, probad a hacerlos con papel de scrapbooking. ¿A que se te acaba de abrir un mundo lleno de posibilidades? 😀 Pues, hale, a ponerlo en práctica.

Llego al final de la entrada y resulta que no he explicado cómo hacerlos. Bueno, pues os doy dos opciones. La primera es pasarte por aquí, que es de donde saqué la idea, y ver cómo se hacen. La otra opción, es ver el vídeo que dejo a continuación. Vídeo con el que, por cierto, inauguro el canal del blog en YouTube.

¿Te ha gustado esta manualidad para hacer con los peques de la casa? Pues echa un vistazo aquí, seguro que encuentras alguna actividad más que te guste.