Tag Archives: audio

12Ago/13

… del intercomunicador para bebés

Intercomunicador para bebés

Si eres madre o padre primerizo seguro que tienes uno de estos cachivaches rondando por casa en alguna de sus versiones (audio solo o vídeo y audio). Yo tengo uno. El de la foto, es el tercer intercomunicador para bebés desde que nos convertimos en padres.

Se trata de una aparatejo que bien podría ser un walkytalky moderno. Para quien no lo conozca, dispone de dos partes. Una es la que recoge el audio o imagen y que se coloca cerca del bebé. La otra es la que, en la mayoría de las veces, la madre lleva pegada a su cuerpo para controlar en todo momento que el bebé está bien.

El primero de la serie fue un regalo por el nacimiento del Mayor. Aunque por aquel entonces vivíamos en el mini piso, yo estaba convencida de que necesitábamos uno. Tenía que ver si se daba la vuelta, si le se caía el chupete, oírle si lloraba. Vamos, como si las dos puertas que separaban la habitación donde dormía del salón fueran insonorizadas cual paredes de discoteca. Al poco se nos rompió y compramos otro. Bueno, el Tripadre no lo tenía muy claro, pero yo sí. Y le convencí. Aprovechando las Navidades, nos vino otro de regalo.

Éste segundo lo usaron el Mayor y el Mediano. Pero también acabó rompiéndose. Bueno, más bien lo que se escacharró fue la parte que traía la pantalla, que le dio por no recibir imagen alguna. Al final, otra vez por cabezonería mía, compramos el tercero. Que, se nos estropeó antes de la llegada del Peque. De nuevo, me emperejilé en comprar otro, el que sería el cuarto. Pero esta vez el Tripadre me pidió que esperara. Yo esperé. Y, fíjate tú por dónde, al final no lo compramos ni se lo pedimos a los Reyes Magos. Y eso a pesar de que nos mudamos de casa y ahora la distancia entre el Peque y el salón es un poco más grande que en el mini piso.

Lo tengo bien guardadito en un armario. Por si me da por usarlo… aunque después de casi un año y medio que tiene el Peque, si no lo he usado antes, a estas alturas ya lo dudo.

CONTRAS:

  1. Creo que para lo que valen los de imágenes, duran muy poco.

  2. La cámara que recoge las imágenes. No sé quién lo ha diseñado, pero desde luego no tiene hijos. Da igual donde duerma el bebé, si en vuestra cama o en cuna aparte, es complicada de ajustar para que recoja bien la imagen del niño. Hay que buscarse las vueltas porque, por mucho que vendan que gira y se mueve que da gusto, la verdad es que a nosotros nos resultaba difícil. Incluso pusimos en la pared una balda para poner el cachivache, pero claro, en cuanto el bebé crece y puede ponerse de pie y alargar la manita, va directo a por el cacharro. Si lo pones más lejos, ya no le ves porque no tienen zoom.

  3. Suele coger interferencias. A nosotros siempre nos las cogía con el microondas. A veces con los móviles también.

  4. A nosotros no nos ha pasado nunca jamás, pero una prima de mi marido asegura que a ella se le cruzó la imagen con la de otra casa y a ratos veía al niño del vecino en vez de al suyo.

PROS:

  1. Sea como fuere, es cierto que, sobre todo con el primero, es una tranquilidad poder verle y oírle. Quizá sea algo más psicológico que lógico, pero yo me quedaba mucho más tranquila con el aparatito.

  2. Hay niños que se despiertan de la siesta y lloran. No es el caso de los míos, de ninguno de los tres. Ellos han sido y son bebés de despertarse y quedarse en la cuna (jugando, dando palmas, cantando…). El intercomunicador me ayudaba a saber cuándo se habían despertado de verdad.

  3. Los que nosotros tuvimos no había que dejarlos encendidos todo el tiempo. Tenían una opción en la que la imagen aparecía si registraba un sonido, para que los padres puedan ver qué pasa en la habitación. He de reconocer que yo apenas usaba esta opción. Lo tenía siempre encendido… ahora que lo pienso… quizá ésta sea la razón de por qué se nos estropeaban tan a menudo…

Decidir usarlo o no es cosa de los padres. Habrá quienes no puedan vivir sin el intercomunicador y habrá quien lo considere innecesario. A pesar de no usarlo actualmente, no le voy a quitar valor. Además, es un buen regalo para unos padres primerizos, aunque algo caro, esto tampoco puedo negarlo. Pero los que vienen sin imagen son más asequibles para el bolsillo.