Tag Archives: 4 años

02May/16

… de los regalos para un niño de 4 años

Regalos para un niño de 4 años

Para el cumple del Peque este año, yo tenía dos cosas claras: la primera era él quien iba a decidir sus regalos (a ver por dónde me salía) y la segunda era que, en la medida de lo posible, queríamos que no todo fueran juguetes. ¿Por qué? Pues porque ya acabamos bastante saturados con tanto regalo en Reyes. Y, visto lo que se pidió, hoy voy a darte ideas de regalos para un niño de 4 años. Y, por favor, cuando digo “niño” entiende que también incluyo a las niñas 😉

Seguir leyendo

13Dic/13

… del juguete proyector

Juguete proyector

La verdad es que no sé muy bien qué nombre darle al juguete, pero por la foto seguro que lo reconocéis. Consiste en calcar el dibujo que tiene (hay varios modelos), tarea que es facilitada gracias a una bombilla (que funciona con pilas) que tiene dentro. Así que no hay que confundir este juguete en cuestión con otro que hay que proyecta la imagen desde arriba.

En casa tenemos dos modelos, un de Rayo McQueen y otro de Mickey Mouse. Éste es mucho más simple que el de Rayo porque sus dibujos son más grandes y tienen menos líneas. Sin embargo, ambos usan el mismo número y tipo de pilas y ocupan lo mismo.

La idea es poner papel encima del dibujo que se quiera dibujar, encender la bombilla, calcar el dibujo y después colorearlo. Como digo, el de Mickey es más sencillo y hasta viene con una guía de colores (el 1 es amarillo, el 2 es azul, el 3 es rojo, etc.), de manera que, tras calcar el dibujo, sólo hay que ver qué número viene marcado dentro y colorearlo del color en cuestión. O hacer como mis hijos, pasar de la guía e ir por libre. Para gustos, los colores. Nunca mejor dicho.

La manera de elegir el dibujo es muy sencilla, aunque a los niños al principio les cuesta un poco. Tiene dos manivelas o ruecas a ambos lados. Girando la de la derecha o la de la izquierda, van pasando los dibujos cual pergamino hacia el lado elegido. Cuando se ve el que se quiere pintar, se para y a calcarlo. Este mecanismo les suele costar a los niños porque tienden a girar cada una a un lado contrario, con lo cual, la tira de dibujos no se mueve.

Este juguete me recuerda a cuando yo iba al cole y calcábamos los dibujos de la tele (Oliver y Benji de Campeones, sobre todo) en la ventana. Al segundo que calcabas ya te dolía el brazo. Y luego estaba el problema del celo con el que lo sujetábamos al cristal para que no se nos moviera: había que despegarlo con sumo cuidado para no romper el folio. ¡Madre mía! Ha pasado una eternidad de aquello… Dadme un momento para sentirme vieja…

Vale, ya.

CONTRAS:

  1. Las pilas. Cada aparatejo de estos necesita 4 pilas de las gordotas. La duración variará en función de cuánto lo use el niño. Lo que enlaza directamente con el siguiente contra.

  2. Los niños tienen a dejar la luz encendida. Lo hacen cuando salen del baño (al menos los míos) y lo hacen de igual forma con este juguete. Les tengo que repetir hasta la saciedad que, si no lo van a usar, que lo apaguen, que luego se gastan las pilas y, cuando quieran pintar, no van a poder.

  3. Yo diría que es un juguete de interior. Sacarlo al patio o a la terraza no suele ser buena idea porque no se aprecia para nada que la bombilla esté encendida.

  4. En el espacio donde se calca no cabe un folio entero. Es necesario partirlo a la mitad y, aún así, le sobra un poco.

  5. Es un juguete que pesa un poco. Es muy probable que a los más peques se les resbale de las manos. Cuidado con los pies.

PROS:

  1. Cada juguete trae en el lateral una solapa-compartimento muy apropiada para guardar los lápices y tenerlos siempre a mano.

  2. A cada lado del lugar para calcar el dibujo hay unas pestañitas donde poner el folio e intentar así que se mueva lo menos posible.

  3. Este tipo de juguete dispone de modelos más fáciles (Mickey) y otros más complicados (Rayo), por lo que abarca un amplio abanico de edad. Yo creo que lo pueden usar aquellos niños que ya sepan coger un lápiz y estén empezando con la lectoescritura (creo que se llama así), que consiste básicamente en seguir líneas. Supongo que a partir de los 3 o 4 años de edad, según cada niño, hasta que se aburran. El Mayor con 6 años aún sigue enganchado al de Rayo.

  4. Muy en consonancia con el pro anterior: es un buen ejercicio para trabajar la motricidad de las manos y fomenta el vínculo óculo-manual.

  5. Al igual que os digo que hemos gastado muchas pilas en ese juguete (llevan ya varios años con nosotros), os digo también que no hemos tenido que cambiar la bombilla ni una sola vez.

  6. Es un juguete resistente. A cada uno de mis tres hijos, en algún momento, les ha dado por tirar el juguete al suelo o rematar la faena subiéndose encima. Y el juguete sigue sin romperse.

¿Qué os ha parecido este juguete? ¿Lo tiene vuestros hijos? ¿Os animaríais a regalárselo a un niño? Contádmelo en los comentarios.