15Feb/13

… de tener tres hijos

Si alguien me hubiera preguntado hace 10 años que cuántos hijos quería tener, le hubiera dicho que dos niñas. Así, sin pestañear. Más que una respuesta habría sido un acto reflejo, como cerrar los ojos al estornudar o levantar la pierna cuando te dan justo en ese punto de la rodilla. Quiso el destino que el primero fuera niño. Al destino también se le antojó que el segundo fuera otro niño. El destino ya se partió de risa cuando el tercero también fue niño. A mis niños no los cambio por ninguna niña por muy trastos que puedan llegar a ser, que quede claro. Y por muchos juegos de peleas que hagan, tampoco.

Sin embargo, si pienso sobre el tema, no puedo evitar hacer una lista con los pros y contras de tener tres (no uno ni dos, sino tres) vástagos.

CONTRAS:

  1. Jamás habrá una falda o un vestido en casa que no sea mío. Eso significa que mi ropa es mía y me la pongo cuando quiero. No hay posibilidad de error al colocar la ropa. La mía, quiero decir, de calzoncillos estoy hasta el gorro.

  2. No podré hacer trenzas ni coletas. Esas me las guardo para mi sobrina, si se deja. Esto, bien pensado, un día de colegio a las ocho de la mañana y con la hora pegada al culo podría ser un pro tan grande como una casa.

  3. Nada de muñecas en casa. Lástima. A esas las tenía controladas. Ahora me toca aprenderme la alineación del Madrid, del Manchester United y del Cuenca. Porque en esta casa no nos gusta el fútbol pero el Mayor nos ha salido futbolero (cosas del colegio, en clase enseñan las letras y en el recreo los equipos de fútbol) y se ve cualquier partido que retransmitan si le dejamos, ya sea un Madrid-Barça o un Pinto-Zafra.

  4. Nada de confidencias madre-hija despellejando al novio de turno o dando consejos con la experiencia propia y ajena que una lleva a sus espaldas. Todo mi saber, poco o mucho, cae en saco roto. Qué pena.

  5. Los Trastos son tres. Marido y yo sólo dos. Yo soy de letras, pero está claro que ellos son mayoría. No nos podemos dividir… al niño que queda. Puestos a dividir siempre habrá uno con dos Trastos. Miedo me da el día que ellos sean conscientes de esto y lo usen en su favor.

  6. Te confías. Cuando nace el primero no sabes nada. Cuando nace el segundo crees saberlo todo. Al mes te das cuenta de que ése había sido el mayor error de todos. Cada niño es de su padre y de su madre… aunque sean los mismos.

PROS:

  1. Toda la ropa de mis hijos es reutilizable. Nada se tira, todo se aprovecha una y otra vez hasta que le queda pequeña o se rompe. Ya no hay que salir corriendo porque ha dado un estirón. Basta con abrir la caja de ropa del mayor. Obviamente esto no sirve para el primero, es lo malo de estrenar ropa siempre.

  2. Las compras de ropa se terminan pronto. Porque por mucho que la ropa pase de un hermano a otro, siempre se compra ropa a cada uno, aunque sea una triste camiseta. Ahora, lo de las tiendas de ropa para niños es un mundo aparte. Un mundo que se divide en tropecientos pasillos rosas para las niñas y dos o tres (cuatro con suerte) para los niños. Y en estos pocos pasillos lo que más abunda son un mismo modelo de pantalón en dos colores distintos (claro y oscuro) y camisetas de colores con dibujos como Spiderman, los Simpson o Rayo McQueen.

  3. Los juguetes se comparten. Todos. Puede que a uno le guste más la pelota y a otro los coches, pero son juguetes de niños. Esto puede parecer sexista. Quizás lo sea. Si alguno de mis hijos me pidiera para su cumpleaños una muñeca o una plancha de juguete, se lo regalaría. Pero no lo hace. Y de la misma manera que no voy a comprarle un camión y obligarle a jugar con él, tampoco le voy a regalar una muñeca y pedirle que se dedique a hacerle peinaditos.

  4. Y hablando de peinados. Todo aquel que haya tenido contacto con una niña sabrá que antes o después son muy dadas a peinar a todo aquel que se les ponga a su altura. Por muchos tirones que te den, tú pones buena cara y sueltas un “con cuidado, princesa, que me haces un poquito de daño”. Pero por dentro piensas “maldita la hora en que le dejé que me peinara”. Yo eso me lo ahorro… a menos que alguno me salga con vocación de peluquero.

  5. Puedo inculcarles a mis hijos el buen trato hacia las mujeres. Si alguna me lee, que piense en ese capullo que tan mal la trató. Seguro que pensó que si no tenía una madre que le dijera que portarse así es de gilipollas. Bueno, pues yo confió en ser esa madre.

  6. Cuando nace el tercero ya eres consciente de que no va a ser ni como el primero ni como el segundo. Es el tercero y es él y sus circunstancias. Algunas cosas te las conoces, pero sabes que pueden no funcionar. Si funcionan, bien. Si no lo hacen, ya no te desesperas. Respiras e intentas otra cosa.

Conclusión: me quedo con mis niños. Y las bragas son mías. Os dejo, voy a llamar a Seur para anular el envío. Creo que me los voy a quedar otro año más, a ver qué tal se portan. Para algo son mis Trastos. Punto pelota.

14Feb/13

… de escribir un blog

Lo he pensado mucho, mucho. ¿Escribo un blog o no? ¿Tendré tiempo y dedicación o no? ¿Me pica la nariz o es un estornudo? ¿Blogger o WordPress? Después de pensarlo mucho, al final me he decidido a escribir un blog personal. Ésta ha sido mi lista de pros y contras para ello:

CONTRAS:

  1. Te haces público. Tú, como tú (no como trabajador, madre, padre, hijo, amigo, sino como tú mismo), le das a todo aquel que quiera leerte la posibilidad de entrar en tus pensamientos más profundos que puedes haber compartido con la gente de tu entorno o no. Genial si eres algo tímido, ¿no?

  2. Si alguien te conoce personalmente y te lee, puede molestarse o no por aquello que escribes o cómo lo escribes. Especialmente si el post trata sobre esa persona. Me temo que aquí hay dos opciones: o te lo callas o tienes que mentalizarte para que esas futuras discusiones no te afecten. Yo aún no me he decidido (nota mental: hacer lista de pros y contras). Todos sabemos que en cada historia hay dos versiones, la propia y la ajena y todos creemos que la propia es la que vale. Quien no lo piense así que tire la primera piedra. A mí no, a ser posible.

  3. Te impones una rutina para escribir. Es obvio que esto no es un diario, pero si se trata de un blog personal hay que escribir a menudo. Si no, el blog cae en desuso, se marchita, muere y al final pasa a formar parte de la web-basura de Internet. ¿Alguien sabe qué pasa con toda esa información y datos perdidos por Internet? ¿Se acabarán juntando como los robots de Will Smith? ¿Nos acabarán gobernando como en Matrix?

PROS:

  1. Tienes un sitio donde desahogarte. Todos tenemos a alguien que nos escuche, que nos dé la razón o nos la quite. Pero aquí se trata de gente anónima que decide libremente si le apetece o no. También te puede mandar a la mierda libremente. Cosas de Internet.

  2. Puedes conocer a gente afín a ti y a tus circunstancias. Hay quien se hace pareja por la web, amigos se supone que también. Enemigos seguro.

  3. Escribes sobre lo que te dé la gana. Así, sin imposiciones. Libre albedrío.

  4. Me gusta escribir. Así, en general.

Llegados a este punto, creo que los pros ganan. Conclusión: me decido a escribir un blog. Entro de lleno en el mundo blogístico sin paños calientes. Aún quedan flecos, lo sé. Esto irá tomando forma durante la marcha. Cruzo los dedos. Me apetece escribir un blog. Punto pelota.