Archivos de la categoría: En mi cocina

07Ene/15

… de las magdalenas de calabaza (receta descargable e imprimible gratis)

Magdalenas de calabaza, receta de Jamie Oliver

Vamos a estrenar el año con algo dulce. Por aquello de que se acaba como se empieza. ¿Os parece? Tenéis que probar a hacer esta receta de magdalenas de calabaza. Tenéis que saborear cada mordisco que le deis a las magdalenas. Tenéis que regocijaros con el olor que impregna toda la casa. Tenéis que disfrutar al zampároslas porque sabéis que sólo hay que fregar la batidora. Tenéis que hacerme caso.

Sigue leyendo

13Oct/14

… de hacer una tarta de coche de Fórmula 1

Tarta fondant coche Fórmula 1

Está visto que no me libro de los coches para las tartas. La primera tarta de fondant que hice fue Rayo McQueen; la segunda fue de El Rey, de la misma película. Pero este año el Mediano, aunque también quería una tarta en forma de coche, no era un coche normal, no, quería un coche de Fórmula 1. No está nada mal eso de pasar de hacer una tarta de Frozen para meterme de lleno en el mundo de Fernando Alonso. Porque, claro, su tarta de coche de F1 era del coche de Alonso.

Sigue leyendo

06Oct/14

… de hacer galletas de Olaf (Frozen)

Galletas de Olaf (Frozen)

Cuando os conté cómo hice la tarta de Frozen, también os dije que no era lo único que había llevado al cumpleaños. Mi cuñada no tenía muy claro cuántos íbamos a ser en el cumple de mi sobrina, así que yo no tenía claro si la tarta sería suficiente. Por si las moscas, se me ocurrió hacer galletas del simpático amiguito de las hermanas de la película: Olaf, el muñeco de nieve (♪♪ hazme un muñeco de nieve … sé que no habéis podido resistir la tentación de cantarlo, jajajaja…).

Sigue leyendo

29Sep/14

… de la tarta Frozen

Tarta Frozen

He visto la película. Mis hijos han visto la película. Varias veces. Muchas. Papá³ flipa con la canción Libre soy que se marca Elsa, la particular reina de hielo. Mi sobrina idolatra a Elsa. Su cumpleaños fue hace poco y ¿adivináis de qué quería la tarta? ¡Exacto! ¡Quería una tarta de Frozen! Y ya supondréis quién fue la encargada de hacerla 😉

Sigue leyendo

11Jul/14

… de hacer un gazpacho fácil y rápido

Gazpacho

Venga, rápido. Piensa en una receta de verano. ¿Pensaste en el gazpacho? Casi seguro que sí. ¿Y lo compras o lo haces en casa? Pereza, que no te salga bien, que se manchan muchos cacharros… son las excusas que más he oído a la gente que lo compra en vez de hacerlo en casa.

El gazpacho es una bebida refrescante, aunque también se puede tomar como sopa con picatostes y pepino, cebolla, pimiento… troceados. No se tarda mucho en hacer y yo sólo mancho un cuenco y el brazo de la batidora. Nada más. Vamos, para mí no hay excusas que valgan.

El gazpacho se hace con tomates maduros. Es lo que le da ese color tan característico. Pero yo no lo hago así, yo uso los tomates en conserva de mi abuela. Desde bien pequeña, tengo el recuerdo de mi abuela en el patio de su casa en el pueblo, con barreños y barreños de tomates. Ella sentada en una silla en medio de todo ese caos, pelándolos con un cuchillo. Con esos tomates pelados, ella hacía botes y botes de tomates en conserva que usaba el resto del año para sus comidas.

Desde que murió mi abuelo, mi abuela ya no hace tantos botes de tomates en conserva. Pero sigue haciéndolos. Y, desde que me casé, siempre me da unos cuantos botes. Nosotros los usamos para la pasta, las empanadas (nota mental: publicar mi receta de masa y relleno de empanada casera, ¡ñam!) y, ahora en verano, también para el gazpacho. Sale súper rico. ¡Tomates de pueblo! Pero cuando no tengo los tomates en conserva de mi abuela, uso latas de tomates triturados o enteros naturales. Y ése es mi truco del almendruco para hacer un gazpacho rápido. Me evito tener que pelar y trocear los tomates 😉

El paso a paso de esta receta está explicado al final de la entrada en un vídeo (ya disponible también en el canal de YouTube del blog), yo os dejo la receta en sí en esta imagen que podéis descargar si queréis. Como veis, las cantidades no son muy exactas, sobre todo, porque a cada uno le gusta el gazpacho más fuerte o más suave, más ligero o menos, con más sabor a ajo o menos… Además, hay opciones que se pueden añadir si queréis, como por ejemplo, el pepino y el huevo cocido, que le dan más suavidad. En cualquier caso, son sabores que no se notan (al menos no en exceso). A mí este año me ha dado por echarle pepino y nadie ha notado su sabor, aunque yo noto el gazpacho más suave.

Receta gazpacho

Pincha en la imagen para hacerla más grande e incluso descargarla.

CONTRAS:

  1. El gazpacho sabe mejor frío. Para enfriarlo, no uséis el truco de los cubitos de hielo porque os lo cargáis, lo que vais a conseguir cuando los cubitos se derritan es, efectivamente, enfriar el gazpacho, pero también aguarlo. Imaginaos que os pasáis cinco minutos corrigiendo la sal, el aceite y el vinagre; luego le añadís los cubitos de hielo y en un momento, sólo sabe a agua, todo descompensado. El verdadero truco sería usar agua ya fría. Si tenéis pensado hacer el gazpacho a la noche, por ejemplo, sed previsoras y meted dentro del frigorífico una botella de agua fría. Cuando vayáis a prepararlo, simplemente usad ese agua ya fría en vez de la del grifo.

  2. Ojo con el ajo. Yo la primera vez que lo hice, usé dos dientes de ajo y salió, para nuestro gusto, excesivamente picante. Es mejor usar uno y, según vuestro paladar, añadirle otro o parar ahí.

PROS:

  1. Con el truco de la lata de tomate, no hay excusa. Se hace muy rápido.

  2. Si hacéis como yo y lo batís todo en el mismo cuenco donde hayáis puesto a remojar el pan, apenas se ensucia y después sólo tendréis que fregar la batidora.

  3. El gazpacho es una inyección de vitaminas que pueden tomar los niños sin apenas enterarse 😉

Y vosotras, ¿hacéis el gazpacho o lo compráis? Y si lo hacéis, ¿qué le echáis que sea marca de la casa? 😀

16Jun/14

… de hacer una tarta camiseta sin fondant

Tarta camiseta sin fondant

La semana pasada el Mayor cumplió 7 años. Como era de esperar, quiso una tarta con forma de camiseta del Real Madrid, más o menos como la del año pasado, con la novedad de que este año la quería en color azul (la segunda equipación del equipo) y, en vez de Cristiano Ronaldo, quería que apareciera el nombre de Bale, otro jugador merengue. Y de eso voy a hablar hoy, de cómo hacer una tarta camiseta sin fondant.

Sigue leyendo

26May/14

… de hacer una tarta pavlova

Pavlova

Y, me diréis (con razón), ¿qué es una tarta pavlova? Pues, básicamente, una tarta de merengue. Al parecer, es originaria de Australia y toma su nombre de una famosa bailarina de ballet a la que un repostero quiso homenajear en su visita a dicho país. Pero, vamos, lo que nos interesa a nosotras es que es como un merengue gigante.

Sigue leyendo

28Abr/14

… de la tarta pato

Tarta pato fondant (Debbie Brown cute chick cake)

De los creadores de la tarta rana, la dino tarta y la Peppa tarta (o sea, aquí una servidora), llega ¡la tarta pato! O tarta pollito, como mejor os venga. Para celebrar el cumpleaños del Peque (adelantado porque su cumple era en realidad unos días después) y siguiendo la tradición, quise hacerle una tarta graciosa de fondant y, como le encantan los patos, fue verla y decidirme. Así que aquí tienes el paso a paso de esta tarta pato de fondant.

Sigue leyendo

15Ene/14

… del brócoli al horno con ajo y limón y un toque de bacon

Brócoli

Hoy os traigo una receta que no lleva chocolate. Es una receta rica, sana y fácil de preparar. Y se hace sola. Con ella, participo en la promoción de Madresfera y El Corte Inglés. Aunque, siendo sincera, esto sólo es una excusa porque tenía ya ganas de publicarla y compartirla.

El ingrediente principal es el brócoli. Pero antes de que os vayáis porque no os gusta, esperad. Dadle otra oportunidad. Lo bueno de esta receta es que el brócoli no va cocido, que es como solemos verlo en el plato. Así que esos olores nos los ahorramos. Además, lleva limón y ajo, con lo que, si no os gusta mucho el sabor de este vegetal, se puede disimular. Así que nadie diga que no le gusta el brócoli hasta que lo haya hecho según esta receta.

* Ingredientes:

  • Un ramo de brócoli (crudo)

  • Un limón o medio (según vuestro gusto)

  • Ajo (pueden ser un par de dientes de ajo o ajo en polvo; personalmente, prefiero el ajo en polvo)

  • Sal para sazonar

  • Aceite

  • Bacon (yo recomiendo encarecidamente que sea ahumado).

* Preparación:

  • Trocear y lavar el brócoli. Dejar escurrir. Reservar.

  • En una bandeja apta para el horno, echar un chorrito de aceite para evitar que se pegue el brócoli. Extenderlo bien.

  • Poner el brócoli en la bandeja y sazonarlo.

  • Echar por encima el ajo en polvo o trocear los dientes de ajo y echarlo también en la bandeja.

  • Removerlo todo para que todo el brócoli coja el sabor del ajo y la sal.

  • Lavar el limón y partirlo a lo largo. Distribuirlo también por la bandeja.

  • Meter en el horno ya precalentado a 200º C y hornearlo entre 20 y 30 minutos, según si el brócoli os gusta más entero o más rendido, según también la cantidad que estéis haciendo y, por supuesto, según también de cada horno.

  • Transcurrido el tiempo, sacarlo del horno y, con ayuda de unas pinzas, estrujar el limón caliente por encima del brócoli. Os aviso de que el jugo de limón sabe más que cuando es crudo, así que id probando.

  • Mientras se templa, en una sartén saltead unas lonchas de bacon ahumado (enteras o troceadas).

  • En el momento de servir, echad el bacon sobre el brócoli.

Tiendo a dar demasiadas explicaciones, pero os aseguro que se tarda menos en hacerlo que en contároslo.

CONTRAS:

  1. Hay que partir el brócoli en trozos no muy grandes y lo más parecido posible de tamaño para asegurarnos de que todos los trozos se hacen por igual.

  2. Para el brócoli sólo se usa una fuente de horno. Si os animáis a hacerlo con el bacon para darle ese toque de gracia, hay que lavar también la sartén.

  3. Cuidado con el limón. Como ya he dicho, el horno aumenta su sabor. Es mejor echar un poco primero y probar el brócoli. Siempre podréis echar más limón, pero si os pasáis de vuestro gusto y os queda muy ácido no os lo comeréis.

PROS:

  1. Yo suelo hacer esta receta como plato único, pero también viene genial de acompañamiento a un buen trozo de carne o pescado.

  2. Como todo lo que se hace en el horno, esta comida se hace sola. Sólo tenéis que preocuparos de controlar los tiempos la primera vez.

  3. Es una comida sana, lo que viene estupendo después de los excesos navideños que seguro todos hemos cometido.

  4. Es una de esas comidas que funciona tanto para uno como para diez comensales.

  5. Se puede hacer con o sin el bacon (si es ahumado mucho mejor), pero os aseguro que merece la pena sacar la sartén y churruscar un poquito. Es fantástico meterse un trozo de brócoli en la boca y morder un poquito de bacon ahumado. Le da otra gracia a la comida y alegra el plato.

  6. Como es tan fácil de preparar, los niños pueden ayudar. Si aún no son muy diestros con el cuchillo, podéis dejarles romper los trozos de brócoli o ponerlos junto con los trozos de limón sobre la bandeja y echarle el ajo. También pueden ayudar a controlar el tiempo del horno. Si son como mis hijos, que les encanta ayudar a hacer de comer, estarán encantados. Y lo mismo hasta se lo comen encantados, como es el caso del Mediano, que lo devora y siempre le sabe a poco.

Bueno, pues ya me diréis si os vais a animar a hacerla o no. Y ya os contaré si con esta receta me seleccionan los señores de El Corte Inglés.

08Dic/13

… del brownie de chocolate

Receta fácil de brownie de chocolate casero

Sé que es domingo y que nunca (creo) he publicado una entrada el último día de la semana. Pero he preguntado por Twitter si alguien se animaría a hacer este brownie de chocolate y Mami a tope me ha dicho que ella sí, es más, si tenía los ingredientes, lo hacía esta misma tarde. Así que va por ti, cielo ;-).

Sigue leyendo

25Nov/13

… de hacer galletas con pepitas de chocolate

Galletas con pepitas de chocolate

Seguro que las habéis comprado en alguna tienda. Seguro que os encantan o les encantan a vuestros hijos. Son deliciosas. Crujientes… crash… Con chocolate… mmm… Y seguro también que pensáis que no podéis hacerlas. ¡Error!

Hay un blog por ahí que tiene como objetivo encontrar el cupcake perfecto. Yo llevo años buscando la galleta con pepitas de chocolate perfecta. Y creo que he dado con la receta. Fue por casualidad. Pero como estaba obsesionada con estas galletas tipo Chip Ahoy, tuve que probar a hacerlas.

Tengo un cuaderno donde apunto a mano las recetas que me gustaría probar. Si la llevo a cabo, resalto el título con fluorescente. Y le pongo una carita al lado. La carita sonríe si la receta está de vicio. Está seria si tras probarla nos hemos quedado igual. Y la carita se pone triste si, a pesar de haberla hecho bien, no nos ha gustado el resultado final (por consistencia, por manera de hacerla, porque no nos gusta el sabor…). A esta receta le he puesto una carita sonriente al lado. Y le he pintado una lengua, en plan me estoy relamiendo. Además le he puesto corona. Es la receta reina de las galletas con chocolate. Al menos en esta casa.

Aunque podéis encontrar la receta original de Amanda Laporte aquí, me vais a permitir que os copie los ingredientes y os explique cómo la hago yo. Con estas cantidades salen entre 20 y 25 galletas.

  • 220 g de harina

  • 100 g de mantequilla

  • 90 g de azúcar moreno

  • 45 g de azúcar blanco normal

  • 1 cucharadita de levadura en polvo (la de los postres)

  • 1 cucharadita de azúcar avainillado

  • 1 huevo

  • 100 g de pepitas de chocolate

Para elaborar estas galletas, podéis seguir las instrucciones de la receta original, tamizando por un lado la harina y la levadura y por el otro mezclando la mantequilla con los azúcares y el huevo. Después se incorpora todo y se le añaden las pepitas de chocolate.

Yo lo hago todo en el mismo cuenco. Mezclo la mantequilla con los azúcares, incorporo el huevo y después añado las pepitas de chocolate. Entonces, pongo un colador fino sobre el cuenco y tamizo directamente la harina con la levadura. Incorporo bien y ya está.

Desde aquí, sigo las indicaciones de la receta original. Es decir, enrollar la masa cual chorizo en un poco de papel transparente y refrigerar al menos media hora. Después saco la masa y corto lonchas. La receta dice que así tal cual se puede poner sobre la bandeja de horno y hornear. Yo prefiero la otra opción de la receta: coger esas lonchas y hacer bolas con ellas, como si fueran albóndigas, y después aplastarlas. Así no me salen excesivamente grandes.

Coloco en la bandeja del horno y a hornear a 200ºC (como dice la receta) unos 8 minutos en mi horno. Pero eso ya depende de vuestro horno y de si os gustan más o menos oscuras.

Y ahora el bonus track. Yo, junto con las pepitas, le añado unas pocas semillas de amapola que dicen que tienen mucho calcio, hierro y vitamina A. Además, admiten ralladura de naranja. Chocolate y naranja… en fin… ya os lo imagináis… Y, puestos a innovar, ¿qué tal que sean de chocolate enteras? Para ello, una vez pesada la harina, retiráis una cucharada de la misma y la sustituís por otra igual de cacao en polvo. Bueno… es sólo una idea… 😉

CONTRAS:

  1. Dice la receta que la mantequilla debe estar a temperatura ambiente. Así que hay que acordarse de sacarla antes del frigo. Yo pocas veces me acuerdo. Así que, aunque se dice que no se debe hacer, la atempero un poco en el microondas.

  2. Si os animáis a hacerlas, os aconsejo encarecidamente que las refrigeréis. Así la mantequilla se endurece y luego os será más fácil maniobrar con ellas. Si tenéis prisa, hornearlas directamente, pero sabed que el tiempo de horneado se reduce bastante. A mí una vez que las hice sin refrigerar casi se me queman.

PROS:

  1. La receta original admite variaciones, como las semillas de amapola y la ralladura de naranja que he comentado antes. Supongo que también admitiría algo de menta, pero esto ya no lo he probado.

  2. Si las hacéis, sabréis exactamente qué lleva. Así que si os parecen muy dulces podéis reducirles el azúcar.

  3. El azúcar vainillado ya se encuentra en prácticamente todos sitios, pero si no dais con él, podéis obviarlo y añadir un poco de esencia de vainilla o no añadir nada más.

  4. Se puede congelar la masa. Sí, lo he probado y están igual de buenas. Cuando las hago en casa, ya que me pongo, doblo las cantidades originales. Así hago una tanda y la otra la congelo. Para descongelarla, directa al frigorífico unas 24 horas.

  5. Si no congeláis, la masa aguanta dos o tres días en la nevera.

  6. Hacer la masa ensucia poco. Ya os digo que yo sólo uso un cuenco para la mezcla, un tenedor para mezclar y el escurridor para tamizar.

  7. Se pueden hacer con niños. Si son pequeñajos, poned cada ingrediente en un cuenco y que los vayan echando ellos a la preparación (en este caso, sí que ensuciaréis algo más). Si ya son algo más mayores, pueden pesar ellos mismos los ingredientes. Y, por supuesto, dejadles hacer las bolas. A los míos les encanta.

Yo horneo todas las galletas que salen con las cantidades originales porque en casa vuelan. Una vez se me ocurrió llevárselas a los mayores cuando salían del cole, para que se las fueran comiendo de regreso a casa. Desde entonces, todas las tardes, nada más verme, ya ni me saludan ni nada. Directamente me preguntan si les he traído galletas. Los besos y los “hola, mamá” van después.