Category Archives: Cosas mías

15Jun/13

… de recibir el premio Best Blog II

Premio Best Blog.

Premio Best Blog.

Bueno, pues lo habéis adivinado: me han vuelto a premiar el blog con el premio Best Blog. Esta vez ha sido Mamá Pata y ya aparece mencionada en la página de “Gracias” para que quede constancia de mi eterno agradecimiento.

No es la primera vez que lo recibo (ver aquí y aquí), así que la parte de pasárselo a otros blogs ya la tengo hecha y me la salto en esta entrada. Pero este premio implica responder a algunas preguntas, así que esta entrada es para contestar las que ha formulado Mamá Pata y hacer las delicias de los más cotillas que anden por aquí ;).

  • ¿Que te motivó a empezar a escribir un blog?

    El hecho de querer contar cosas sobre mi manera de vivir la vida y dar rienda suelta a mis ganas de escribir.

  • ¿En que te inspiras para escribir o porque elegiste la temática?

    Me inspiro en mi día a día, que son las cosas que me pasan, que veo que pasan a mi alrededor, en mis hijos y en mi forma de entender el mundo.

  • Tu comida favorita.

    Cualquier postre con chocolate.

  • ¿Qué querías ser de pequeña?

    Pues primero quise ser cuidadora de animales. Después veterinaria. Al final, acabé siendo de letras.

  • ¿Cuál es tu grupo de música preferido?

    Ahora mismo soy más de canciones que de grupos.

  • ¿Practicas algún deporte?

    Sí, cuidar niños. ¿No sabéis que hay un juego de la Wii que equipara cuidar niños a deportes como la equitación? Pues eso, mi deporte es cuidar niños ;).

  • El último libro que has leído.

    El libro de Carlos González Bésame mucho.

  • ¿Playa o montaña?

    Personalmente, prefiero la montaña, pero desde hace unos años voy más a la playa.

  • ¿Qué lugares te gustaría visitar?

    Cualquiera en el que no haya estado y pueda disfrutarlo.

  • ¿Museos o actividades al aire libre?

    ¿Por qué elegir? Si hace buen día, actividades al aire libre; si llueve, mejor museos.

  • Una frase que te defina.

    Siempre me ha encantado una que dice: “no sueñes tu vida, vive tu sueño”. Lo que no tengo claro es si me define o no…

Ahora vamos con mis pros y mis contras ;).

CONTRAS:

  1. Es para blogs pequeños (no más de 200 seguidores). Ahora mismo, WordPress dice que sois 144 (¡sois geniales!), así que dentro de poco (pues espero alcanzar esos 200 amigos) no podré optar a él.

  2. Esto de contestar preguntas me rompe un poco el esquema de mis contras y pros, pero creo que consigo encajarlo bien en la organización, ¿no? 😉

PROS:

  1. Como he dicho, no es la primera vez que me dan este premio, pero me sigue haciendo la misma ilusión que la primera vez.

  2. Le agradezco muchísimo a Mamá Pata que haya pensado que mi blog se merece un premio, con todos los blogs geniales que pululan por ahí :).

Bueno, como podéis comprobar, sigo con mi máxima de “es de bien nacido ser agradecido”. Es cierto que tardo en contestar los premios, pero como dice otro refrán, “más vale tarde que nunca”… no me lo tengáis en cuenta :).

14Jun/13

… de los okupas primaverales

Bicho

Estamos en primavera, época por excelencia de las lluvias, las flores, las alergias y los bichos. Todo vuelve a nacer, los árboles caducos empiezan a echar hojas nuevas, vamos más alegres por la calle porque hay más horas de sol, sabemos que el verano está próximo, empezamos a ver los primeros mosquitos, las primeras mariposas, los pájaros cantan, te caen chaparrones de 3 minutos que de dejan como recién salida de la ducha con ropa y todo y hasta hay quien disfruta de las bondades de la alergia.

Vamos, que a esta época del año no le falta de nada. Tan pronto hace un calor que te hace temer el incipiente verano como bajan las temperaturas sin encomendarse ni a Dios ni al diablo y acabas con un constipado de aúpa porque justo ese día saliste con la ropa que no era. Porque ésa es otra, no sé vosotros, pero yo tengo el armario cual lata de sardinas, ropa de verano junto a ropa de invierno. Toda espachurrada y arrugada. Quien dijo que la arruga es bella o bien no le gustaba planchar o bien tenía demasiada ropa para su armario.

Todas las épocas del año tienen su encanto. Yo, personalmente, prefiero el otoño y después el invierno. Aborrezco el verano con su calor asfixiante y la primavera me trae visitantes inesperados a la par que asquerosos. Sí, estoy pensando en mosquitos, hormigas, arañas… y el de la foto. ¡Por favorrrrr! ¡Qué ascazo!

Me lo encontré el otro día por la mañana al lado de la pata del sofá, todo enroscadito y tan largo como la palma de mi mano, y lo primero que pensé es que sería parte de algún juguete. Menos mal que me fijé algo más y entonces le vi esas patas. Creo que pasaron 5 minutos hasta que reaccioné. ¿Qué hacer para matarlo? Porque sí, yo quería matar a ese bicho asqueroso que había osado colarme en mi salón cual okupa a la hora del desayuno del Peque. Primero pensé en pisarlo, pero como estaba bajo el sofá, pues no podía. O atinaba a la primera o iba a ser complicado. Pero yo tengo una vena asesina que aflora en primavera y que me hace acabar con todo aquel bicharraco que entre en casa. Normalmente son los mosquitos quienes padecen este venazo mío (quienes, por cierto, siempre tienen a bien picarme a mí y no al Tripadre a pesar de los escasos centímetros que nos separan en la cama), pero lo aplico sin discriminación a cualquier otro bicho.

El caso es que, si me lo hubiera encontrado fuera de casa, posiblemente habría actuado de otra manera. Pero estando dentro de casa, de mi casa, me lo tomo como una ofensa personal. Ya no es un bicho que se ha colado, no. Ahora es un bicho que ha venido a picarnos a mí o mis Trastos (vale, también al Tripadre, a pesar de que se meta conmigo por esta obsesión mía) y entonces es o él o yo. Estaba en mi salón. Tenía que acabar con él. No había otra opción.

Pensé en pisarlo y, si no lograba matarlo, arrastrarlo hasta una zona descubierta donde pudiera darle un buen pisotón. Cuando estaba a punto de meter la punta del pie bajo el sofá, no sé por qué (bueno, sí que lo sé… vi una imagen del bicho trepando por mi pierna), cambié de opinión. Me quité la zapatilla y me dispuse a hacerlo con la zapatilla en la mano. A poco rocé al bicho con el arma en cuestión, éste se aferró a ella y no se soltó. Al contrario, tuvo a bien levantar la parte trasera (sí, ésa que parece una tijera) para hincármela, supongo… Y todo esto al tiempo en que yo sacaba la zapatilla de debajo del sofá.

Confieso aquí y ahora que he pasado muchos veranos (por no decir todos) de mi infancia en el pueblo con mis abuelos. He visto toda clase de bichos (terrestres, voladores y acuáticos) y he cazado otros tantos (los botes de cristal llenos de avispas aún son tema de conversación en casa de mi abuela). No me dan asco. No corro al ver una avispa acercarse a mí ni grito en presencia de una araña. Soy capaz de coger un saltamontes con mis propias manos y atrapar una mosca en reposo. En ese aspecto, creo que soy poco femenina… He jugado con gatos, perros, pollitos, gallinas, cabras, chivos, ranas… vamos, que me no asusto fácilmente.

Sin embargo, también confieso aquí y ahora que cuando vi al de la foto agarrado a mi zapatilla, con el culo en pompa amenazante y moviendo gran parte de sus patas me cagué de miedo. Y el Tripadré se meó de risa. ¿Cómo? ¿No os he dicho que a todo esto estaba hablando con el Tripadre por teléfono? Pues ya lo sabéis. Creo que intentaba guardar la compostura al tiempo que daba gracias al cielo por no estar en ese preciso instante en casa, pero yo, que algo ya le conozco, podía ver perfectamente su cara de descojone al otro lado del teléfono.

Al final, me fui a lo seguro. Cogí el insecticida y he apunté directamente. Se soltó de mi zapatilla. Corrió rápido y yo detrás sin dejar de presionar. Al final se retorció, pero seguía moviéndose, así que yo seguía apuntándole. Un rato después (porque no sé cuánto tiempo pasó, pero a mí se me hizo eterno), se puso boca arriba y así murió. Y ahí lo dejé como media hora para asegurarme de que estaba bien muerto.

Cuando el Peque terminó de desayunar y de mirarme con ojos extraños (al fin y al cabo, acababa de presenciar una faceta de su tierna madre desconocida por él hasta el momento), puse al bicharraco en una servilleta. Se lo enseñé a los Trastos cuando volvieron del colegio a la vez que les insistía “los bichos no se tocan, que pican” y el Mediano me replicaba “qué mono” y yo “ni mono ni leches, que pica, p-i-c-a” y el Mayor “mamá, no todos los bichos pican; los bichos bola no pican” y yo “ante la duda, no se tocan, se llama a mamá o a papá” aunque yo pensaba que si tenían que confiar en que el Tripadre matara a un ejemplar así iban listos y, crucemos los dedos, esperemos que sea mamá la que ande por allí la próxima vez.

Bromas a parte, no me gusta asustar a mis hijos (en plan que viene el coco o similar), pero es que durante mis peripecias contra el bicho, sólo pensaba en que mis hijos bien podrían haberlo confundido con un juguete (como me pasó a mí), estirar la mano para cogerlo y… y entonces tendríamos que haber ido corriendo al hospital. Y por eso me asusté tanto.

CONTRAS:

  1. Tras acabar con el de la foto, removí todo el salón. Desarmé el sofá y todo. Eché insecticida a conciencia. Limpieza a fondo, que se dice. Acabé baldada.

  2. Cada vez que lo recuerdo, me sigue dando el mismo asco. Es más, mientras escribo esto tengo los pelos de punta.

  3. Me he dado cuenta de que soy más miedica de lo que pensaba en cuestión de bichos. Con lo que yo he sido… frustrante.

PROS:

  1. Si veo otro, paso de la zapatilla. Cojo directamente el insecticida, que sé que funciona.

  2. Quiero pensar que salvé a mis Trastos de una picadura horrorosa. Eso hace que sea menos miedica, ¿no?

  3. Las risas que se echó el Tripadre a mi costa. Aunque a mí no me hizo gracia en el momento, ahora no puedo evitar reírme yo también.

  4. Al enseñarles al de la foto a mis Trastos, espero que se les hayan quitado las ganas de tocar bichos.

Y ahora, os cuento la guinda del pastel. Ya he comentado antes que soy capaz de coger un saltamontes con las manos. No de asustan ni me dan asco. Pues bien, tras el episodio mañanero con el de la foto, salgo al patio y, al moverme, sale volando un saltamontes. Mi corazón se pone otra vez a mil por hora. “Sólo es un saltamontes… mira que soy tonta…” me digo mientras intento recomponerme del susto y dibujo en mi cara una sonrisita nerviosa. Vuelvo a moverme y el saltamontes que vuelve a volar. Con un ojo veo el vuelo del nuevo bicho, con el otro ojo veo la puerta de la casa abierta. Un fugaz movimiento cruza mi mente: el saltamontes entra en casa y otra vez me va a tocar sacar mi vena asesina… paso. Y entonces decido correr a cerrar la puerta antes de que se cuele la nueva visita inesperada. Me doy la vuelta y… Bueno… El saltamontes cambia la dirección del vuelo y se va del patio y yo… ejem… caigo estrepitosamente al suelo al tropezar con el escalón (que, por cierto, siempre ha estado ahí, no ha crecido durante la noche ni nada parecido). En fin, ahí os dejo, riéndoos a gusto.

12Jun/13

… del horario de verano

Horario de verano

Sí, ya lo sé, el horario de verano entró en vigor hace tiempo. No es que me acabe de dar cuenta hoy (cosa, por otro lado, de la que sé que soy perfectamente capaz). Lo que pasa es que ya vamos para mediados de junio, a pesar de que tengo la sensación de haber guardado el árbol de Navidad antes de ayer. Y supongo que todo el mundo sabe lo que significa junio: vacaciones escolares.

Dentro de poco se acabarán los horarios y mis Trastos y yo estaremos 24 horas juntos. Vacaciones a parte, es cuando más les quiero y más me sacan de quicio a partes iguales. Como yo no trabajo fuera de casa, tengo el privilegio de pasar todo el verano con ellos. Y lo estoy deseando, no puedo negarlo.

Sé que los primeros días se harán largos y pesados, al fin y al cabo, hay que coger nuevas rutinas (espero que levantarse tarde sea una de ellas) o, lo que es lo mismo, olvidarse de los horarios apretados que hay que seguir a lo largo del curso (acostarse pronto, levantarse temprano, bañarse a tal hora, cenar a esta otra…). Para los Trastos llega el momento de jugar y, para mamá (o sea, yo misma), es el tiempo de estrujarse más la cabeza para mantenerles entretenidos. Y esto es toda una empresa, pues ya se sabe que su capacidad de atención y pegar el culo a la silla es más bien escasa a sus tiernas edades. Y eso sin contar con el Peque, que está empezando a andar y sólo quiere explorar en el suelo a sus anchas.

Y soy realista. También es el tiempo de salir sola con los tres, poniéndome el mundo por montera y dejando en casa la vergüenza. Es el tiempo en el que las tareas del hogar (llamadlas como mejor os plazca) se alargan. Lo que ahora tardo en hacer dos horas dentro de un mes voy a tardar tres días. Y todo esto amenizado por un continuo ir y venir de “¡mamáaaaaaaaaa!”.

¿Y por qué os cuento todo esto? Pues porque, como ya habréis adivinado, voy a tener menos tiempo para mis cosas. Entiendo por “mis cosas” este blog. De hecho, ya me ha pasado este fin de semana, que publiqué la última entrada de la semana pasada el jueves y la siguiente este lunes a la hora de comer (por poco no llego). Ya me encantaría a mí seguir publicando de lunes a sábado, pero creo que me va a ser completamente imposible con los Trastos pululando a mi alrededor todo el día. Así que, para que nadie se lleve a engaño, mejor las cosas claras.

Mi intención es reducir las entradas semanales a la mitad, es decir, tres a la semana (lunes, miércoles y viernes a ser posible), con suerte cuatro. Intentaré siempre publicarlas por la mañana. Cuando me vaya de vacaciones (que nos iremos :D), dejaré programadas las entradas correspondientes. De esta manera, espero poder responder a vuestros comentarios, que me encantan y me animan a seguir escribiendo lo que no os imagináis, y también leer y comentar otros blogs a los que sigo.

CONTRAS:

  1. Cuando empecé el blog no sabía la frecuencia a la que iba a publicar pero, cuando quise darme cuenta, iba a entrada por día (salvo los domingo, que hay que descansar también de escribir, jeje…). Supongo que habrá gente que me sigue por esto o, al menos, es una de las razones. Espero que sepáis entenderlo.

  2. Espero poder publicar tres entradas semanales porque no tengo ni idea de cómo va a ser el verano. De todas formas, si hubiera cambio en la programación, os avisaría, tal como estoy haciendo ahora.

  3. Con los Trastos todo el día por casa espero que no haya accidentes con el ordenador, como ya os conté aquí y aquí. Ya os aviso que soy negada para escribir desde el móvil. 

PROS:

  1. Si no queréis estar pendiente de si publico o no entrada, siempre podéis suscribiros :D.

  2. Reduciendo el ritmo de publicaciones semanales y dejando algunas programadas para cuando esté de vacaciones espero seguir contando con todos vosotros este verano.

  3. Supongo que, al igual que yo, vosotros también tendréis menos tiempo libre si tenéis niños pequeños. Así que de esta manera tampoco os saturo a entradas.

  4. Después del verano, con el inicio del colegio, espero volver al ritmo habitual al que os tengo acostumbrados. La idea es que esto sea temporal.

Sé que las vacaciones de verano no las dan hasta finales de junio, pero yo voy a empezar ya con mi horario de verano. Mi intención es escribir entradas, cuantas más mejor, para irlas publicando poco a poco y tener siempre alguna guardada en el cajón por si la semana se pone complicada (que habiendo niños de por medio, nunca se sabe) y no me da tiempo a escribir ninguna. Espero que sigáis ahí porque yo sí estaré. Y después del verano pienso pasar lista, que conste ;).

10Jun/13

… de tener peces

Hembra adulta de molly nacida en casa.

Hembra adulta de molly nacida en casa.

Como ya comenté cuando os hablé de nuestros caracoles (que, por cierto, ahora son tres, pues hace poco apareció otra de las abuelas con el tercero), en casa tenemos peces. Ovovivíparos en general y mollys y platys en particular. Fueron los primeros seres vivos en entrar en casa después del Tripadre y yo. Aunque, por aquel entonces, ni éramos padres ni estábamos casados. Estábamos preparando la boda y yo tenía trabajo remunerado fuera de casa. Cómo han cambiado las cosas desde entonces…

Hembra adulta de molly.

Hembra adulta de molly.

Empezamos, creo yo, como todos: mezclando especies porque nos parecían bonitas. Así convivían escalares con guppies. Hasta una vez tuvimos un beta. Lo de las plantas también fue un poema. El caso es que me puse a trastear por Internet y aprendí un montón en los foros de peces. Cuando dejé de trabajar (fuera de casa, se entiende), toda mi atención se la dedicaba a los peces. Leía, me informaba, aprendía y lo ponía en práctica con mi propio acuario. Y así, a base de prueba y error, es como aprendí lo que sé ahora. Que ignoro si será mucho o poco, pero a mí me sirve ;).

El caso es que, con la llegada de los Trastos, fui dejando de lado el acuario. Y, oh, sorpresa, fue cuando mejor ha estado. ¿Por qué? Ni idea, sigue siendo un misterio. Cuando el Mediano empezó a ir a la guardería, lo puse un poco en orden: cambié la arena, podé las plantas, compramos nuevos inquilinos… Teníamos un acuario estupendo. Poco antes de mudarnos de casa, casi al tiempo en que llegó el Peque, empezaron a criar. Increíble. Lástima que sólo sobreviviera uno de aquellos pequeñajos a la mudanza.

Alevín de molly nacido en casa.

Alevín de molly nacido en casa.

Y ahora, en la casa nueva, la historia ha vuelto a repetirse. De nuevo, tenemos crías. Uno alevines preciosos de molly. Tenemos tres y sólo puedo decir que es emocionante verles crecer en el acuario. Aunque es cierto que ya no les dedico tanto tiempo como antes, siguen apasionándome de la misma manera, sólo que me he dado cuenta que, cuanto menos intervenga, mejor (obviando, claro está que haya un problema: subida de nitratos o nitritos, filtro que no funciona, etc.).

¿Y los Trastos? Pues encantados con sus peces. Cuando eran bebés, les encantaba pasarse el rato mirando a los peces de colores nadar de acá para allá. Además, les dan de comer y les gusta ver que los peces también tienen bebés.

CONTRAS:

  1. Ponerlo en marcha desde cero es una lata. Primero hay que llenarlo de agua y después esperar casi un mes para poder meter los primeros peces.

  2. Hay que vigilar que todo vaya bien. Aunque no lo parezca, el equilibrio necesario para que los peces vivan bien es muy delicado. Así que, de vez en cuando, hay que controlar lacalidad del agua, renovarla, echar fertilizante a las plantas (si es necesario), etc.

  3. Si los peces están a gusto, pueden criar en exceso (el acuario es un espacio limitado).

  4. Los peces son animales, por tanto, también enferman.

PROS:

  1. Los peces son animales que exigen cuidados mínimos: no hay que vacunarles, ni sacarles a hacer sus necesidades…

  2. Los acuarios son decorativos. A media luz son realmente preciosos.

    Macho adulto de molly.

    Macho adulto de molly.

  3. Es emocionante ver cómo nacen, crecen y se reproducen. Yo llegué a contar las semanas de embarazo de las hembras para estar pendiente de su camada.

  4. Algunas tiendas, recogen peces nacidos en acuarios domésticos (con cierto tamaño, eso sí) y a cambio te pueden dar comida u otros peces. Genial si te gusta criar, pues hay que renovar la sangre para que no procreen entre sí hermanos o los padres con los hijos…

  5. Como con los caracoles, se puede aprovechar el momento de echarles de comer para que lo hagan los más peques. Es una responsabilidad que les encantará… al menos, a los míos les chifla echarles la comida y ver cómo se la comen :D.

Las fotos que aparecen en esta entrada son todas hechas por mí de peces de mi acuario. Os puedo asegurar que en vivo son más espectaculares ;).

06Jun/13

… de recibir el premio Liebster Award

Liebster Award

Últimamente, se me acumula dar las gracias por los premios recibidos. Así que, como os dije aquí, según me van cayendo, los voy poniendo en “Gracias”, así no se me olvida agradeceros a todos quienes habéis pensado que este blog merece ser premiado.

Esta vez, ha sido Con M de Mamá quien me ha otorgado el premio Liebster Award. Así que, desde aquí, muchas gracias. Lo digo siempre, pero no por ello es menos verdad, y es que es genial, no por el premio en sí, sino porque éste significa que me leéis y os gusta lo que cuento y cómo lo hago.

CONTRAS:

  1. El premio en sí no implica contestar preguntas ni nada. Así que, lo siento, os quedáis sin curiosear, jajaja… 😛

  2. Hay que elegir a quién dárselo. ¿No se puede dar a todos los blogs que nos gustan? Pues a ser que no 😉

PROS:

  1. Es un blog para menos de 200 seguidores, es decir, que tienen que estar empezando. Así que está muy bien para reconocer el esfuerzo que supone empezar en esto.

  2. Si me han otorgado un premio es porque alguien me lee. Y, supongo, en más de una ocasión, jejeje… y ya sabéis que un blog se alimenta de dos cosas: de comentarios y de visitas 😀

  3. Al otorgárselo a otros blogs, seguro alguien se pone muy contento, jeje…

El caso es que, si recordáis, ya me habían dado el premio anteriormente y, por lo tanto, ya lo había otorgado yo a otros blogs. Por si no queréis hacer memoria, os dejo los enlaces aquí y aquí. Así que no me repetiré.

Sé que la entrada de hoy ha sido cortita, pero como reza el dicho, “es de bien nacido ser agradecido”. Así que he decidido escribir el post para darle las gracias a Con M de Mamá por haber pensado en mi humilde blog para el premio. ¡Gracias, guapa! 😉

03Jun/13

Carta abierta a mi Mayor

El Mayor

Queridísimo Mayor:

Ahora eres el hermano más mayor de todos. El que va abriendo camino, en el que se fijan los que vinieron detrás. Tu responsabilidad es grande, así como tu picardía.

Pero no siempre fue así. Hubo un tiempo en que fuiste el hijo único, el primer bebé. Fueron meses de espera, de incertidumbres, de preguntas… hasta que dos rayitas nos hicieron a papá y a mí las dos personas más felices del mundo. Ahora sé que llegaste cuando tenías que llegar.

Tu embarazo es el que recuerdo con más dudas. Dudas que aún siguieron en tus primeros momentos en este mundo, cuando decidiste esperar un poco antes de empezar a respirar. Jamás me he alegrado tanto de oír tu llanto.

Esta semana hará seis años que te tuve entre mis brazos por primera vez. Seis años ya que te miro embobada asombrándome de todo lo que eres capaz de hacer y aplaudo tus logros. Seis años desde que me convertiste en madre por primera vez. Seis años desde que me agarraste el dedo como si la vida te fuera en ello. Seis años que me miras con esos ojos que lo dicen todo sin decir nada.

Soportaste mis primeras dudas, mis primeras manías y mis primeros miedos. A cambio, te beneficiaste de ser el único al que dedicaba toda mi atención y todo mi tiempo. Juntos aprendimos a mirar el mundo con ojos de bebé primero y de niño pequeño después. Tus ocurrencias siempre me sorprenden. Tus razonamientos me dejan anonadada. Tu risa es alimento para mi alma.

Desde aquí, quiero felicitarte una vez más en esta semana tan importante para ti y decirte que te quiero con toda el alma y que siempre estaré ahí para ti. Por último, quisiera agradecerte que me hayas hecho mejor persona porque es imposible no serlo cuando corres a abrazarme y de tus labios se te escapa un “te quiero mucho, mamá”.

Feliz, muy feliz cumpleaños, hermano Mayor.

31May/13

… de recibir el premio Felizmente premiado

Felizmente premiado

Pues éste premio es, a mi juicio, uno de los más originales que circulan por la blogesfera maternal. Fue creado por el papá de Felizmente atado, blog que he descubierto hace relativamente poco y también me encanta.

Cuando leía mis blogs preferidos y les otorgaban este premio, me encantaba (¡y me encanta!) leer las respuestas. Porque lo original del Felizmente premiado es que las respuestas las dan los peques de los blogueros. Así que imaginaros la ilusión que me hizo cuando Annabel, de La nave del bebé, me premió con él hace ya un tiempo. De nuevo, le pido disculpas a Annabel por la tardanza en contestar.

El caso es que, como todos los premios, hace una ilusión enorme recibirlo porque eso significa que alguien me lee, que a ese alguien le gustan los temas que trato y la forma en que lo hago y que ese alguien piensa que el blog merece ser premiado. Y yo encantada, os podéis imaginar :-D.

Bueno, pues el premio tiene dos normas bien claritas, a saber:

  • Coger el logo del premio y otorgárselo a su vez a aquellos otros blogueros que tienen hijos con muchas cosas que decir. Si rompes la cadena, tu hijo/a cogerá una rabieta de escándalo y dos velas verdes aflorarán de sus fosas nasales.

  • Y, como segunda norma y última, sólo quiero que sean vuestros hijos los que se definan, los que aporten su forma de ser y pensar para tratar de entender mejor a los papás.

Así que, como paso de velas verdes y de rabietas, aquí os dejo las respuestas de mis hijos.

El Mayor:

  • Mamá trabaja con el ordenador. Qué más quisiera yo, hijo, poder echar un ratito en el ordenador para traer dinerillo extra a casa y, además, poder estar aquí cuidándoos y disfrutando de cada ratito juntos.Además, esta vez no ha respondido que trabajo yendo al gimnasio (qué tiempos aquellos), como cuando se lo soltó a su profe (momento “tierra trágame”).
  • Lo que más me gusta hacer con mamá es jugar. Toma, y a mí contigo y tus hermanos. Ojalá pudiéramos estar todo el día jugando, ¿verdad?
  • De mayor quiero ser jugador de fútbol. Qué raro… a pesar de que te pasas el día hablando de fútbol o jugando con el balón a meter goles no me había dado cuenta ;-). En cualquier caso, hemos mejorado porque con 2 añitos decía que quería ser barrendero, con calor y el frío que se pasa…

El Mediano:

  • Papá trabaja con el ordenador. Muy bien, aquí sí ha acertado. Y, además, al Tripadre sí le pagan por ello. Que dure.
  • Cuando sea mayor como papá quiero ir al mar. Hijo, que te estaba preguntando por la profesión… pero vale, pondré lo del mar, a pesar de que solemos ir una semanita a la playa en verano… ahora que lo pienso, mira que si está pensando en hacerse surfero o algo parecido… Al rato, el Mayor le preguntó que quería ser de mayor y el Mediano contestó: de mayor quiero ser un regalo. ¡Ahí es nada! Hijo, pero si tú ya eres un regalo desde el mismo instante en que salieron las dos rayitas :-).
  • Lo que más me gusta hacer es vivir en el océano, donde viven los tiburones. Mmmmm… curioso, teniendo en cuenta que asegura que los tiburones le dan miedo… y que en Madrid no hay ni mar ni, mucho menos, océano.

El Peque:

  • Mamá, mamá, mamá… No me creeréis, pero lo primero que dijo el Peque fue “papá” pero ahora lo ha cambiado por “mamá” y lo usa para todo. ¿Que quiere ir al suelo? Mamá. ¿Que quiere que deje de soplar y le dé la comida de una vez? Mamá. ¿Que quiere unirse a la juerga con sus hermanos? Mamá. Y lo peor es que le funciona…

Bueno, pues ahora, siguiendo con el formato habitual del blog, voy con los contras y pros.

CONTRAS:

  1. Ha sido difícil hacerles hablar, sobre todo al Peque. Y además, se me han dispersado e ido por las ramas. Las contestaciones que he puesto aquí han sido las más coherentes de las que me han dado… aunque no lo parezca.

  2. Siento haber tardado en contestar. Entre pensar cómo organizar la entrada, la reacción a la vacuna de los 12 meses, los virus que decidieron visitarnos al Mediano y a mí misma y accidentes domésticos varios (el esguince del Mayor, que le otorgó unas minis vacaciones del colegio) me he retrasado “un poco”, jejeje… sé que me disculparás.

  3. Ahora tengo que pasar el premio a otros 5 blogs (copiando a Annabel) y no veáis lo que me ha costado decidirme entre tanto blog fantástico.

PROS:

  1. Siempre es divertido escuchar las ocurrencias de los Peques a las preguntas más sencillas. Bueno, y sin preguntas, que de vez en cuando me sueltan cada contestación que es para partirse de risa ;-).

  2. Me ha gustado un montón que Annabel me haya premiado con este premio porque lo estaba deseando, jejeje…

  3. Como yo no rompo la cadena y espero que a quienes se lo otorgo tampoco, aún nos quedan más respuesta originales de los peques de la casa por leer. ¡Qué ganas!

Y ahora, mis cinco elegidos (redoble de tambor, por favor):

  • ¡Mamá qué sabe! Porque me encanta la imaginación que derrocha su blog y seguro que sus peques tienen mucho que decir porque imaginación tampoco les falta.
  • Niños felices, niños buenos. Que con tres niños pululando por casa seguro que ocurrencias tampoco le faltan.
  • Trimadre a los treinta. También madre de tres y la creadora del carnaval de blogs “La maternidad de la A a la Z”.
  • La morada de Nieves. Recientemente descubierta por mí y que también anda en minoría en su casa (hay que apoyarse, chicas). Además, es periodista como (era) yo.
  • Muriel y yo. Quien descubrí a través del carnaval de la maternidad y que me enganchó en cuanto leí su entrada “Cansancio vs. Paciencia”.

Bueno, pues ahora a preguntar a vuestros peques. Yo estoy deseando leeros :-D.

24May/13

… de recibir el premio Best Blog

Best Blog.

Pues hace unas semanas, el blog de Silvia Arzamendia me concedía el premio Best Blog. Me hizo una ilusión tremenda y me alegró el día :-). Sin embargo, no era la primera vez que recibía dicho premio. He estado pensando qué hacer. Dedicarle una entrada estaba claro, a las pruebas me remito ;-). Pero yo ya había elegido a mis 11 blogs para premiarles también y había formulado mis 11 preguntas.

Así que se me ocurrió añadir una nueva página (arriba, la que pone “Gracias”). Ahí he decidido poner los premios que se me van otorgando así como quién me los concedió. Primero para agradecerles que hayan pensado en mí, segundo para que no me olvide de ninguno de ellos y tercero para compartirlo con todos vosotros, que me leéis y que hacéis posible todo esto.

Lo que sí voy a hacer aquí es responder a las preguntas que me lanza Silvia. ¡Vamos a ello!

  • ¿Con qué libro disfrutaste muchísimo?

    Con Cinco horas con Mario, de Miguel Delibes.

  • ¿Te gusta hacer postres o eres más de salado?

    Me gusta hacer postres, pero sobre todo, me encanta comérmelos ;-).

  • ¿De pequeña, qué querías ser de mayor?

    Después de cuidadora de animales, pensé en hacerme veterinaria… lástima que hubiera que estudiar química…

  • ¿Te imaginabas algún día creando un blog?

    ¡Para nada!

  • ¿Eres más de playa o de montaña?

    La verdad es que soy más de campo, como las amapolas, pero, si tengo que elegir, elijo montaña, sin duda.

  • ¿Qué época del año te gusta más?

    Otoño, ¡me encanta!

  • ¿Tienes animales en casa?

    Sí, peces (mollys y platys, básicamente).

  • ¿Qué cosa te da mucha pereza hacer?

    La verdad es que me cuesta arrancar con cualquier cosa, menos mal que, una vez que me pongo, me pongo de verdad, jejeje…

  • ¿Sigues mandando postales cuando vas de viaje?

    Reconozco, con mucha pena, que no. Es una costumbre en desuso que, creo, se debería recuperar…

  • ¿Qué sitio te gustaría visitar?

    La acrópolis de Atenas, Nueva York, Canadá, las cataratas de Iguazú, Japón, Australia… hay tantos… pero lo más importante es visitarlos en buena compañía :-).

Y he aquí mis pros y mis contras de este premio:

CONTRAS:

  1. Me lo he pasado genial respondiendo a estas preguntas, pero algunas he tenido que pensármelas jejeje…

  2. No sé por qué, me cuesta mucho escribir las entradas sobre los premios (perdón por la tardanza, Silvia)… me da tanta vergüenza… Pero esto no significa que no lo agradezca o que no lo quiera, ¡nada más lejos de la realidad!

PROS:

  1. Gracias a este premio de Silvia, he abierto una página nueva donde recogerlos todos.

  2. Como siempre digo, es genial que te den un premio porque esto significa que alguien que te lee cree que tu blog merece la pena. Y esto siempre anima a seguir escribiendo.

De nuevo, muchas gracias, Silvia, por pensar en mi blog para el premio.

21May/13

… de las literas

Hoy tocaba cambiar las sábanas de la cama de los Trastos mayores. No sabéis cómo lo detesto. Cuando vivíamos en el minipiso, con dos hijos, la mejor solución fue comprar una litera porque tenían que ir los dos en la misma habitación por falta de espacio y porque si poníamos dos camas había que acostarles saltándolas por encima.

Supimos que el Mayor debía dejar su cuna cuando empezó a echar la pierna por encima de los barrotes para llegar al suelo (a la tierna edad de dos años). Con el consiguiente porrazo inminente de por medio. Pensamos si una cama simple o una litera y, en vista de que no queríamos un hijo único, nos convenció la litera. A él le gustó, pero estuvimos un mes pasando lo que no está escrito para conseguir que no se levantara de la cama. Que ni barrera ni nada para que no se cayera al suelo. El Mayor aprendió pronto que podía levantarse por los pies de la cama. Y antes de dormirse, le gustaba salir al pasillo una media de 6 veces, muy orgullo de sí mismo, eso sí, porque sabía levantarse. Al final, aquella fase pasó y empezó a dormir igual que en la cuna.

El pistoletazo de salida del Mediano nos lo dio el mismo momento en que, siguiendo los pasos de su antecesor, decidió escalar la cuna, aunque en su caso fue a los dos años y medio bien pasados. Éste también se levantaba durante un tiempo. Afortunadamente, la costumbre le duró menos.

Ahora que comparten horario, también comparten habitación y siguen con su litera, aunque en esta nueva casa sí cabrían dos camas en su habitació. Pero ellos ya se han acostumbrado a dormirse así y nosotros no vemos razón para no dejarles. El Mayor se está ganando el cielo, pues tiene que aguantar las canciones de su hermano al irse a dormir (sí, le gusta cantar incluso a esas horas) y los gritos llamándole en cuanto se despierta. Y el Mayor, aún así, quiere dormir en la litera con su hermano, los dos en la misma habitación.

Además, he de decir que, de la misma forma que no paran durante el día, tenemos la suerte de que, en cuanto se meten en la cama (y salvo contadas ocasiones donde entran enfermedades o siestas excesivamente largas), se duermen al poco de rozar la almohada y así hasta la mañana siguiente.

Y todo esto que os cuento, que a priori parece tan bonito, pierde todo su encanto en el momento de cambiar las sábanas. Porque la de arriba acaba con mis brazos, suerte que soy de estatura tirando a alta. Y la de abajo acaba con mi espalda, o con mi cabeza si la levanto antes de tiempo porque el golpe que me doy me deja atontada para el resto del día. Cuando termino de hacer ambas camas, estoy que ni que me hubiera ido al gimansio.

CONTRAS:

  1. Los dos se acuestan a la vez y se levantan a la vez. Da igual quién se duerma o se despierte primero. Si uno quiere terminar la peli antes de acostarse, el otro le espera. Primero porque así lo quieren y segundo porque si no, corremos el riesgo de que el segundo al acostarse despierte al primero. Y a la hora de levantarse pasa igual. El primero en abrir el ojo empieza a llamar al que aún sigue durmiendo y, sólo entonces, cuando ambos están despiertos, empiezan a llamarnos a gritos. Normalmente a mí. Porque ahora que son más mayores ya no quieren levantarse solos de la cama, prefieren despertar a mamá y que yo vaya rauda y veloz a levantarles.

  2. Han cogido la costumbre de que los días que hay cole, va el Tripadre a levantarles. Y si es fin de semana o festivo, voy yo. Y tenemos que respetarlo porque si voy yo un martes, convénceles después de que hay que ir al cole… Menuda nos montan con la frase “hoy ha venido mamá, así que no hay cole” por bandera.

  3. Si uno tiene pesadillas o le duele algo, siempre se corre el riesgo de que, en mitad del llanto nocturno, se despierte el otro. Si se vuelve a dormir, no hay problema. Pero si le da por decir que ya es de día o que ya no quiere dormir más, hay que echar mano de la imaginación para intentar convencerle de que hay que volver a la cama… y todo esto con el menor ruido posible, que aún queda otro durmiendo en la cuna.

  4. La noche que tienen ganas de cachondeo aquí se entera hasta el último mono. Todo son risas, chistes, canciones y demás. El Peque se acuesta primero en la habitación de al lado, muchas veces no sé cómo no se despierta. Lo que más te apetece después de un día agotador es acostarles tranquilamente… pero como pilles una noche de las que tienen ganas de juerga, es difícil no desesperarse.

PROS:

  1. Hacer las camas equivale a una clase de gimnasio (aeróbic por lo menos). Pero cambiar las sábanas vale por unas cuantas más (y de zumba ;-). No sé como no he perdido ya los kilos que me sobran.

  2. Da gusto ver que, por mucho que trasteen durante el día o por mucho que se chinchen el uno al otro, les gusta dormir juntos y se echan de menos si uno no está.

  3. A veces, las noches de juerga pueden sacarme de quicio. Sin embargo, otras es para estar escuchando fuera de la habitación sin que me vean… me parto de risa. Se hacen unas preguntas y se dan unas explicaciones el uno al otro y el otro al uno que son dignas de grabarlas. Engordo don kilos sólo de ver lo bien que se llevan… aunque a veces no lo parezca :-). Ahhhh… a lo mejor es por esto que me cuesta tanto perder peso

No sé si cuando el Peque crezca tendrá cama o litera, si seguirá durmiendo solo o compartirá habitación con sus dos hermanos o sólo con uno. Lo que sí está claro es que tengo muchas ganas de verle en confidencias con los otros dos. Va a ser la repera :-D.

06May/13

… de perder unos kilos

No es celulitis, es la manera que tiene mi cuerpo de decir “soy sexy” en braile.

Como ya estaba en el límite de la talla extragrande y mi tripa bien parecía unos de mis embarazos a los 6 meses, las pasadas Navidades me propuse, como propósito de año nuevo, perder peso, al menos, 10 kilos (y volver a conducir, pero eso ya lo sabéis ;-)). Después de Reyes, empecé la operación kilos fuera, basada en no picar entre horas y comer menos dulces (que me encantan) y menos comida basura. No es que ésta fuera algo normal en mi dieta, pero decidí, apoyada por el Tripadre, reducirla a su máxima expresión y, en este caso, hacerla casera a poder ser. Más ensalada, menos dulces e hidratos de carbono pocos. Todo esto, basándome en una dieta que me dio el médico hace unos años. Y quiero hacer énfasis en “me dio el médico”.

También empecé a hacer algo de ejercicio en la hora que tenía desde que los Trastos mayores se iban al cole y el Peque se despertaba. Pero he de reconocer, para mi deshonra, que tuve que dejarlo en cuanto volví a dar clases de conducir y ahora con el blog no he vuelto a retomarlo.

Aún así, desde el 8 de enero, que fue mi primer día kilos fuera, hasta hoy (4 meses), he perdido 7 kilos (me quedan sólo 3 para alcanzar mi objetivo inicial :-)). Esto se traduce en que he podido volver a ponerme un pantalón que hacía mucho que no rozaba mis caderas y en que he perdido una talla (que he festejado comprándome unos pantalones nuevos porque los que solía usar ya me los podía quitar sin desabrochar). Y así andaba yo contenta este fin de semana.

Por aquello del Día de la madre, el sábado comimos con mi madre (y mi hermana) y el domingo con mi suegra (y cuñados). Y yo me calcé mis pantalones nuevos de una talla menos. Resultado: nadie se ha dado cuenta. Ni un comentario ni nada. Cero patatero.

CONTRAS:

  1. Soy realista. Sé que no se me ha quedado cuerpo de modelo (entre otras cosas porque mi tripa sigue ahí, colgandera). Pero aún así, si mis viejos pantalones se han dado cuenta, esperaba que alguien más también.

  2. Me he venido un poco abajo. No porque nadie me haya llenado de halagos (tampoco es eso), sino porque su ausencia me hace sospechar que no se me notan los kilos perdidos.

  3. Sé que mi tripa me acompañará siempre, pues ya estaba ahí antes de mi peso-sin-niños. No he tenido el vientre plano ni con 20 años ni haciendo abdominales.

PROS:

  1. El Tripadre se ha dado cuenta :-). ¿Habrán tenido algo que ver el alboroto que monté cuando me entraron los viejos pantalones? ¿O habrá sido quizá la sonrisa que se me quedó en la cara cuando me compré los últimos pantalones una talla menos?

  2. Mi salud lo agradece, pues he bajado mi índice de masa corporal (IMC), que estaba por encima de lo aconsejable.

  3. Yo me siento estupenda con una talla menos. Así que voy a seguir haciendo lo que hasta ahora. Pienso bajar los 3 kilos que me faltan para llegar a los 10. Y, si puedo, seguir bajando hasta mi peso-sin-niños. Ya os contaré.

  4. Me he encontrado en Twitter al #clubdeladieta. Nos damos ánimos entre todas y así los deslices se nos atragantan menos ;-).

Está claro que si me he propuesto perder 10 kilos es porque me sobran, no es un capricho de quinceañera en plan “me veo gorda”. Ya llevo perdidos 7 y espero no desesperarme antes de perder los 3 hasta mi objetivo. Mientras tanto, creo que algo tendré que hacer para ponerle remedio a esta tripa colgandera. Se acerca el verano (estación que nunca me gustó, por cierto) y miedo me da empezar a ponerme menos ropa porque eso implica que se ve más chicha. Pero oye, si he conseguido sacar la teta en cualquier sitio dignamente para que mis bebés se alimentaran, también podré llevar dignamente mi tripa, colgandera sí, pero no por comer bollos (aunque haya catado alguno), sino por engendrar vida.

02May/13

… del cojín de lactancia

Cojin de lactancia

Cuando nació el Mayor, le di el pecho. Para ello, solía ponerme en la cama o el sofá rodeada de cojines. Uno me lo ponía en la espalda, para mantenerla recta, y otros dos iban debajo del brazo que sujetara la cabeza de mi bebé (teta derecha-brazo derecho, teta izquierda-brazo izquierdo, era obvio, ¿verdad?). En casa ya sabía qué cojines debía utilizar, no tenían que ser ni muy blandos, pues entonces no sujetaban nada, ni muy duros, pues no se alineaban bien a mi brazo, la cabeza de mi bebé y el pecho. Y así pasamos los meses que duró su lactancia.

Continue reading

01May/13

… de recibir 2 premios

Premios 2

Hace un mes, 1MadreinItaly me otorgó dos premios, el Liebster Award y el One Lovely Blog. No sabía muy bien qué hacer con ellos, la verdad. Poco antes, La nave del bebé (Annabel) también me había premiado y, como se repetían dos de los premios pero lo que había que hacer variaba, andaba yo un poco perdida.

Pero como creo que en esta vida hay que ser agradecida, empiezo dándole las gracias a la fracespaliana por haberse acordado de mí. ¡Gracias, guapa! Dicho esto, veo ahora que no entendí bien la primera vez en qué consistía cada premio.

El One Lovely Blog consiste en contar 7 cosas sobre una misma. Esto lo hice bien en esta entrada. Así que no me repito. Os dejo el enlace por si queréis echarle un vistazo.

Con el que no hice lo que debía fue con el Liebster Award. Éste implica contestar 11 preguntas realizadas por el blog que me lo ha otorgado, 1MadreinItaly en mi caso. Aquí van sus preguntas con mis correspondientes respuestas:

  • ¿De quién aceptarías una proposición indecente?

    De mi marido, si además se ha afeitado y se ha puesto la colonia que él sabe, me tiene ganada ;-).

  • Dime una canción que marcó tu vida y por qué.

    Sólo pienso en ti de Víctor Manuel. El Tripadre no paraba de tararearla cuando nació el Mayor. Y cuando nació el Mediano. Y cuando nació el Pequeño también.

  • ¿Crees en Dios?

    Sí.

  • Si fueras un cuadro, ¿cuál serías?

    Me encanta El descendimiento de la cruz de van der Weyden, por todos los detalles y simbolismos que esconde.

  • ¿Cuál es tu profesión frustrada?

    De pequeña quería ser cuidadora de animales.

  • ¿Té o café?

    Si es para desayunar, prefiero un colacao.

  • ¿De quién has tenido un póster en tu habitación?

    Del grupo Take That (… risas en la lejanía).

  • ¿Qué es lo que más te gusta de tu pareja? Y, si no tienes, ¿qué característica tendría tu pareja ideal?

    Que me apoya siempre, incondicionalmente, en todo.

  • ¿Perro o gato?

    ¿Ahora mismo? Ninguno de los dos, con mis tres Trastos tengo bastante por el momento :-D.

  • ¿Tu viaje soñado?

    Prefiero una buena compañía que un lugar concreto.

  • ¿Cómo te ves en 10 años?

    Con mis Trastos no tan trastos y mi marido al lado. En nuestra casa. Los cinco juntos.

Mis preguntas para los blogs premiados son:

  • Un libro que te haya marcado.

  • Si por ti fuera, ¿qué estarías todo el día comiendo?

  • No sales de casa sin…

  • ¿Conduces o te llevan?

  • ¿Qué es lo que más te gusta hacer cuando nadie te ve?

  • ¿Qué árbol te gustaría tener en tu jardín (real o hipotético)?

  • Tu tarta ideal tiene que ser de…

  • ¿Te han dado alguna vez una fiesta sorpresa? Si es que sí, ¿puedes contarnos cuándo fue?

  • ¿Cuál ha sido tu mayor locura por amor?

  • Si tienes hijos, ¿cuál es la frase de tu madre que juraste no decirles nunca y que alguna vez te has sorprendido diciéndosela a ellos?

  • ¿Por qué empezaste a escribir un blog?

Qué ganas de leer vuestras respuestas, jejeje… Mientras os pensáis las respuestas, yo sigo con mis pros y mis contras.

CONTRAS:

  1. Esto de ser premiada es nuevo para mí, no sólo en el blog, hablo en general.

  2. He tardado tanto en publicar la entrada porque no sabía muy bien cómo hacerlo. Y además, tenía que pensar las respuestas de las preguntas.

  3. Simple y llanamente, me he hecho un lío al no venir de uno en uno.

PROS:

  1. Aunque sea tarde, siempre agradezco lo que me dan :-).

  2. Que aumente el número de visitas diarias al blog es genial, que haya gente que repita y vuelva con cada nueva entrada es fantástico, que además alguien piense que el blog se merece un premio es estupendo y que, además de todo esto, resulta que va y te premian es la releche :-D.

  3. Ahora tengo que avisar a los once blogs premiados (requisitos del premio). Siempre es un placer pasarme por ellos. Si es para otorgarles un premio, mejor que mejor, ¿verdad?

Y ahora, redoble de tambores, aquí van mis 11 premiados, entre los que incluyo los blogs a quienes se lo otorgué la última vez, aunque esta vez no tienen que hacer nada, pues ha sido un error mío:

  1. Mi camino buscándoT.

  2. 2y6son8.

  3. Much more than I am.

  4. Niños felices, niños buenos.

  5. En paro biológico.

  6. ¡Mamá qué sabe!

  7. Mami a tope.

  8. La mamá imperfecta.

  9. La libreta de mamá.

  10. Educando a mis hijos.

  11. Blog para escribir.

¿A cuántos conocíais ya? Pues ya estáis tardando en dar una vuelta por los que no os suenan, que seguro que no os van a dejar indiferentes :-).