… del séptimo cumpleblog

Séptimo cumpleblog.

Gaelle Marcel

Me despisto un momento y el blog va por el séptimo cumpleblog. ¡Felicidades a mí! Ostras, sí que han pasado cosas desde aquel 14 de febrero de 2013. Menuda fecha para empezar con un blog, ¿verdad? Medio planeta celebrando el día del amor y yo me meto en un berenjenal como este. Pero no creas que me estoy quejando porque, en realidad, gracias a este blog he aprendido muchas cosas. Y no todas ellas tienen que ver con el SEO.

Gracias al blog, me he interesado por cómo funcionan las redes sociales (tema que me apasiona) y me ha dado cierto conocimiento de lo expuestos que estamos en general en el mundo de Internet. De ahí viene mi decisión de no publicar fotos, nombres ni datos comprometidos de mis hijos o de mí misma. Entiendo que esto, en el mundo sobreexpuesto en el que vivimos, es un contra muy grande que arrastro; pero lo asumo y no pasa nada. Quizá por ello sigo manteniendo abierto el blog, porque es un espacio en el que puedo escribir y no me veo obligada a publicar vídeos o fotos al ritmo frenético (para mí) que exigen las redes sociales.

Hablando de escribir en el blog, sé que este año no he estado a la altura que me proponía en mi último cumpleblog de publicar dos entradas semanales. Pero si la intención es lo que cuenta, seguiré al pie del cañón buscando nuevos temas y experiencias para contarte por aquí. También estaré por las redes sociales, claro que sí, pero mi casa virtual es y siempre será mi blog. Al menos así lo siento a día de hoy.

Tengo muchas cosas que agradecerle al blog, aunque no lo haga a menudo, y realmente siento que aún puede sorprenderme (para mejor espero). Tengo la sensación de que mi blog está esperándome a que me lance a contar todo lo que tengo en el tintero y que, de alguna manera, se me caiga el velo de vergüenza que aún tengo para exponerme para dar el cien por cien de mí misma. Ya he hablado varias veces de que, debido a mi ansiedad y todo lo que trajo consigo, me siento muy expuesta. De ahí que bajara el ritmo de publicación que tenía al principio. Y mi blog parece que me estuviese esperando a que me recupere y vuelva con la fuerza y la ilusión que tenía hace siete años.

CONTRAS:

  1. Tengo que retomar el ritmo de publicaciones, lo digo cada año, lo sé.

  2. Aún tengo que seguir aprendiendo: Google, los algoritmos, el SEO, entradas que interesen, experiencias de mi crianza y mi maternidad… Tengo que volver a levantar el blog como en sus buenos tiempos.

PROS:

  1. Confío en que ese día de volver con todo el equipo está cada día más cerca, pero es un proceso largo. Sin embargo, en cierto sentido, el blog me ha ayudado a no meterme en una burbuja virtual y personal.

  2. Aunque muchas veces me falta tiempo, ganas o inspiración para sentarme a escribir, cuando por fin lo consigo, realmente disfruto. Y, al fin y al cabo, de eso se ha tratado todos estos años.

  3. La gente que se pasa por aquí. Siempre te estaré agradecida de que gastes unos minutos de tu tiempo, ese que siempre nos falta, para leer lo que escribo y lo que voy publicando en Facebook, Twitter, YouTube, Instagram e incluso Pinterest. ¡Mil gracias!

Feliz séptimo cumpleblog a mí y, sobre todo, mil gracias a ti por estar al otro lado de la pantalla.

¿Te apuntas al boletín mensual?

Recibe un resumen de las entradas y ¡un regalo cada mes!

¿Tienes algún contra o pro más? ¡Cuéntamelo! :)

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.