… de que Papá³ duerma en el sofá

Papá duerme en el sofá

Es algo que lleva pasando desde antes del verano y que hoy te voy a contar. Lo más raro no es que Papá³ duerma en el sofá, sino que no ha sido una decisión suya o mía. No nos hemos peleado ni hay una causa de salud por medio. Qué va, lo que se ha metido por medio ha sido ¡el Mayor! ¿Quieres saber por qué?

Pues resulta que el Mayor, con sus 11 años ya cumplidos, cuando llega un día sin cole, la noche antes le gusta quedarse con nosotros en el salón a ver una peli o una serie de la que vemos nosotros. Pero aquí la que teclea tiene la costumbre de quedarse dormida en el sofá sin proponérselo a partir de cierta hora. Pero a veces también se quedaban fritos Papá³ y el Mayor. Así que yo me despertaba e intentaba despertarlos a ellos para irnos todos a la cama.

Hasta que un día me cansé de no poder despertarles estando yo dormida con los ojos abiertos, como quien dice. Me fui a la cama y les dejé a los dos durmiendo en el sofá. Y, de aquellas aguas, estos barros porque aquello le divirtió mucho al Mayor y, a fuerza de conversaciones y confidencias con Papá³, al final se ha convertido en costumbre que, cuando no hay que madrugar al día siguiente, los dos se ponen a ver una peli tras otra hasta que, al final, se duermen en el sofá y amanecen en el salón.

No sé qué dirá la crianza con apego y los gurús de la educación de esta costumbre, pero en casa nos parece bien. El Mayor empieza a querer diferenciarse de sus hermanos debido a su preadolescencia, supongo; reclama atención a su manera y de una forma distinta a como podía hacerlo antes (no es lo mismo con cinco años que a partir de diez). Y todos estamos aprendiendo de esta nueva etapa.

CONTRAS:

  1. El salón está ocupado por las mañanas. Cuando el Mediano o el Peque o incluso yo misma nos levantamos por la mañana, solo podemos quedarnos en la cama o en la cocina. Al menos hasta cierta hora. Teniendo en cuenta que en casa solo tenemos televisión en el salón, esto complica un poco las mañanas.

  2. El Mediano y el Peque también han querido quedarse a dormir alguna noche en el salón con el Mayor y con Papá³. Alguna noche les hemos dejado, pero, afortunadamente, al final acaban prefiriendo dormir en sus camas.

PROS:

  1. Tengo toda la cama de matrimonio para mí sola. Al principio, me quedaba en mi lado toda la noche; pero últimamente ya me desparramo por todo el colchón. En invierno no sé, pero en verano, con estos calores, lo he agradecido muchísimo.

  2. Papá³ y el Mayor tienen sus confidencias. Supongo que es lo que tiene esta nueva etapa preadolescente. También es una nueva forma de comunicación con el Mayor.

¿Conoces a alguien más a quien le pase esto?


¿Te apuntas al boletín mensual?

Recibe un resumen de las entradas y ¡un regalo cada mes!

2 thoughts on “… de que Papá³ duerma en el sofá

  1. Que bonita costumbre!!!! Y toda la cama para ti 😀 Que inteligente. Me encanta. A ver si cuela y les endoso a todos en el sofá los findes jajajaja

    1. La costumbre me encanta, sí, pero tener toda la cama para mí sola en verano ha sido genial 😁. Si tú lo consigues, verás que cuesta volver a dormir acompañada, ja, ja, ja…

¿Tienes algún contra o pro más? ¡Cuéntamelo! :)

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.