… de los distintos cubos de Rubik

Distintos cubos de Rubik

Desde hace unos meses tengo la casa llena de distintos cubos de Rubik. Antes de Navidad, el Mayor se compró uno con el dinero que le había traído el Ratoncito Pérez. ¡Le encantó! Solo consigue hacer una cara, pero se esfuerza y le divierte darle vueltas y girarlo. Pero él no es el único, el Mediano y el Peque también se han animado a jugar con estos cubos.

Así que tengo varios cubos de Rubik rondando por casa. A veces me siento sobre ellos porque alguno de mis Trastos se lo ha dejado olvidado en el sofá y, ¡ay, cómo duele! Pero no me quejo mucho ni por estas, al fin y al cabo, este nuevo juego no es una pantalla.

El caso es que he visto abrirse un mundo nuevo ante mí porque me he dado cuenta de la gran cantidad de cubos de Rubik que hay. Seguro que pensarás que cubo de Rubik solo hay uno; quizás más grande o más pequeño, con colores o dibujos en las caras… bueno, sí, tienes razón. Y no, la cosa no acaba ahí.

Verás, el otro día el Mayor me dijo que le comprara un cubo de Rubik de 4×4, es decir, en lugar de las típicas seis caras de tres por tres cuadrados, él quería uno con cuatro cuadraditos por cara. Entré en Amazon y me puse a buscarlo. No sabía yo si existiría algo así, pero vaya que si existe.

Encontré cubos de Rubik que, en lugar de colores en sus caras, tenían sudokus. Otros eran con formas irregulares en cada una de sus caras y había incluso cubos que no eran cubos, sino otras figuras geométricas. Mira, te dejo aquí un ejemplo para que te hagas una idea mejor.

Total que, ya puesta a comprarle al Mayor su cubo 4×4 y dada la variedad de este juego que me había encontrado, pensé que seguramente también habría un cubo de Rubik (si es que con tantas modificaciones podría seguir llamándose así) algo más sencillo para el Peque y el Mediano. No me equivocaba. Di con uno que, en lugar de caras que se pueden girar, tenía caras que se podían abrir. De esta manera, se puede conseguir un cubo con caras del mismo color o de colores distintos, además de dos estrellas.

Me pareció genial y ahí que me lancé. Resumiendo, esto fue lo que compré:

Ya ves, aprovechando el tirón del cole (porque, al parecer, el cubo de Rubik vuelve a estar de moda en la clase del Mayor), tengo a mis Trastos entretenidos con un juego de los de toda la vida y sin gastarme un dineral.

CONTRAS:

  1. Insisto mucho como contra el que mis hijos se dejen los cubos de Rubik olvidados en el sofá y yo no me dé cuenta y me siente encima, jajaja…

PROS:

  1. Más allá de temas como la motricidad, la paciencia, la lógica y demás; un gran pro es lo entretenidos que están con sus cubos de Rubik. Y no es que estén todo el día con el cubo en la mano porque ellos también se cansan, es que los cogen bastante a menudo.

  2. Me alegra haber encontrado cubos de Rubik tan variados. Así puedo elegir según la edad de mis hijos.

  3. También son un gran regalo. Hace poco fue el cumpleaños de un amigo del Mayor y entre él y yo elegimos como regalo para el cumpleañero un cubo de Rubik con piezas irregulares que, por lo que me dijo mi hijo, le gustó bastante.

  4. Como puedes ver, estos cubos no son muy caros. Tenemos juegos en casa que han costado más que los cubos y a los que hacen bastante menos caso. Así que doy mi dinero por bien empleado.

¿Tienes o has tenido un cubo de Rubik?


¿Te apuntas al boletín mensual?

Recibe un resumen de las entradas y ¡un regalo cada mes!



2 thoughts on “… de los distintos cubos de Rubik

  1. En esta casa mi marido siempre ha sido un enamorado de los cubos rubik y tenemos una estupenda colección. Lástima que los niños se hayan cargado ya algunos ainsss

¿Tienes algún contra o pro más? ¡Cuéntamelo! :)

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.