… de ir solo a por el pan

Ir solo a por el pan

Este verano mis Trastos han colaborado más en casa. Ya has visto por Instagram que los tres han colaborado limpiando la casa, doblando ropa y el Mayor también ha empezado a fregar tazas y a ir solo a por el pan. Para él ha sido un gran paso, pero yo lo he pasado un poco mal.

La panadería no está muy lejos de casa, la verdad. En un par de minutos estás allí. Pero hay que cruzar una carretera que solo tiene paso de cebra, aunque no es muy transitada por los coches. Sin embargo, para mí era casi un abismo que tenía que atravesar el Mayor.

La primera vez que se fue solo, le insistí mucho en que fuera y viniera directo a casa, que mirara antes de cruzar y que no lo hiciera si no estaba completamente seguro de que el coche se había parado. Calculé que, entre ir y venir, más pedir el pan, serían 10 o 15 minutos como mucho. Eso si no había cola, cosa que yo no tenía manera de saber, pues el Mayor no tiene móvil.

Así que imagíname a mí al lado del telefonillo y sin quitar un ojo del reloj. Prácticamente contando los minutos y mordisqueándome las uñas. Madre mía, y eso que solo había ido a por el pan. Miedo me da cuando, dentro de unos años, empiece a salir por ahí con sus amigos. ¡A mí me da algo! Jajaja…

Pero no pasó nada. El Mayor fue a por pan y volvió con pan. Miró bien antes de cruzar y tardó apenas 10 minutos en volver a casa. Entonces, el Mediano y el Peque quisieron hacer lo mismo. Pero claro, ¡ellos no podían ir solos! Así que se fueron con el Mayor, un día el Mediano y otro día el Peque. A este le recalqué mucho también que, para cruzar, debía darle la mano al Mayor. Y así lo hicieron.

Por lo general, va el Mayor solo, sin compañía. A él le gusta más así, se siente más responsable y más mayor. Pide su barra de pan y, si no queda, pide dos de otro tipo. Hace sus cuentas y trae su vuelta. A veces, se lleva algo de su dinero y compra algo para él y sus hermanos. La verdad es que la experiencia de dejarle ir solo a por el pan no nos ha podido salir mejor.

CONTRAS:

  1. Aunque ya lleva un par de meses yendo a por el pan, sigo mirando el reloj de reojo. Si alguna vez tarda más de la cuenta, empiezo a ponerme nerviosa.

  2. Todo lo nerviosa que me puedo poner yo, Papá³ está súper tranquilo. Para él es normal si tarda un poco más. Ni siquiera se puso nervioso el primer día que fue el Mayor a por el pan, ni siquiera un poquito. En serio, ¿realmente los padres son menos nerviosos que las madres?

PROS:

  1. El Mayor ahora tiene una responsabilidad nueva y le encanta. Da igual que lo que vayamos a comer sea de pan o no, él va prácticamente todos los días. Y, si va solo, le gusta mucho más.

  2. Esto supone que hay una cosa menos en casa que tengo que hacer yo. Puedo terminar de hacer la comida y mandar al Mayor a por el pan. Y todos tan contentos.

  3. De momento, solo va él solo porque tiene ya diez años. Así que no hay discusiones en casa sobre quién va o no a por el pan. Ya hablaremos cuando el Mediano tenga edad para ir solo él también… ¡auch!

¿Qué cosas le dejas hacer ya solo a tu peque?


¿Te apuntas al boletín mensual?

Recibe un resumen de las entradas y ¡un regalo cada mes!



Guardar

3 Comments

  1. Por aquí el padre es muuuuuucho más tranquilo que yo…con diferencia. Por aquí el niño no va solo a ningún sitio, que sólo tiene 2 años, pero en temas de hacer el bruto o de enfermedades, papi es mucho más tranquilo.

    Reply
  2. Q momentazo. Es una edad perfecta para asumir esa responsabilidad. Para nosotras es una chorrada pero para ellos significa q confías en el y q es mayor!!! Enhorabuena por tu valentía y por ese mayor tan responsable que has criado. Los padres son de otra pasta si 😤

    Reply
  3. A nosotros la panadería y todas las tiendas nos quedan super lejos, así que no sé pa cuando será en nuestra casa. Con 10 años yo me iba a distancias largas e iba al colegio sola. Puedes ser muy inocente y tal pero es una edad ya madurs y consciente

    Reply

¿Tienes algún contra o pro más? ¡Cuéntamelo! :)