… de ser ese tipo de madre

Ser ese tipo de madre. Pensamientos de maternidad

Reconozco que soy un tipo de madre. Soy de esas madres que llevan de todo en el bolso o mochila y que parece más bien el de Mary Poppins que el mío. También soy de esas madres a las que les gusta preparar en casa galletas y bizcochos para sus peques. Además, soy del tipo de madre que no se achanta ante una manualidad del cole. Pero lo más importante es que me he dado cuenta de que no es malo ser ese tipo de madre.

Porque, si me pongo a pensarlo, todas las madres son “ese tipo de madre”. Están las deportistas, las camperas, las urbanitas, las que no saben cocinar, las que portean, las que usan carro, las que no tienen mascotas, las que sí las tienen, las que hacen comidas y postres deliciosos, las que huyen de las manualidades, las que siempre tienen la casa limpia y ordenada, las que tienen la casa llena de trastos de los peques… Y así podría seguir.

Yo soy ese tipo de madre. Bueno, en realidad, creo que soy unas cuantas. Solemos usar el “es ese tipo de madre” con tono despectivo. A mí me ha pasado, me han dicho que soy de esas madres reposteras con tiempo para hacer tartas. ¡Ay, el tiempo! ¿En serio otras madres no hacen galletas en casa porque les falta tiempo? ¿No será que prefieren usarlo en otras cosas? Digo yo que habrá madres que prefieren estar una hora metidas en la cocina, haciendo manualidades o jugando por el suelo con sus hijos mientras que otras prefieren pasar esos 60 minutos haciendo sentadillas para recuperar o mejorar su cuerpo.

Y a mí me da igual. Cada madre puede hacer lo que quiera con tu tiempo, ¡faltaría más! Pero creo que lo que estaría bien es que dejásemos de juzgarnos. Entre nosotras, por supuesto, pero también a nosotras mismas. A mí en ocasiones me da vergüenza reconocer que me gusta hacer las tartas de cumpleaños de mis hijos. Mi peor enemiga soy yo misma.

Porque todas somos algún tipo de madre, si no varios a la vez. Yo no soy madre de ir al parque, ni tampoco soy madre de ir a la sierra todos los fines de semana. Y no pasa nada. Soy madre de meterme con los niños en la cocina a hacer tortitas y soy madre de jugar con mis hijos a la consola. Y eso está bien. Otras madres harán otras cosas y dejarán de hacer otras. Y eso también es perfecto.

Creo que es hora de empezar a creérnoslo.

CONTRAS:

  1. Cada vez que alguien usa la expresión “es ese tipo de madre” o similar con todo despectivo o con desaprobación, está haciendo daño a una persona. Y esta persona puede ser ella misma. Me parece que si lo usáramos con tono de aprobación crecería nuestra confianza. Yo voy a probar, a ver qué pasa.

PROS:

  1. Me parece gracioso desdeñar a una madre por ser de un tipo u otro. Al fin y al cabo, todas somos algún tipo de madre, nos guste o no, les guste a los demás o no.

¿Tú también crees que eres de algún tipo de madre? ¿Alguna vez te han dicho algo así con tono positivo?


[google-translator]

¿Te apuntas al boletín mensual?

Recibe un resumen de las entradas y ¡un regalo cada mes!

Guardar

6 thoughts on “… de ser ese tipo de madre

  1. ¡¡¡Hola!!!!
    Pues a mí si me lo han dicho, especialmente porque cuando mis hijos eran peques no había tantas cosas enfocadas a la maternidad en Internet, y dedicarles el tiempo que yo les dedicaba era ser muy rara, jejeje.
    Yo soy como soy, me encantaba y encanta el aire libre, somos de salir todo lo posible, pero también de hacer otras cosas, por ejemplo ir al cine, teatro, conciertos o al autocine. Disfrutaba y disfruto preparando cumples, algunas tardes caseras hacíamos experimentos o manualidades, y galletas. Y les encanta preparar rosquillas de anís con su padre.
    Lo bueno es que con los años, aunque sean mayores, seguimos queriendo hacer algunas cosas juntos, voy a verles actuar en sus conciertos y hacemos excursiones de vez en cuando y eso se logra siendo ese tipo de madre, no podemos pasar de los hijos y a los 20 años querer que hagan un picinic con nosotras.
    Un besín y toda la razón, basta de juzgarnos.

    1. A parte de disfrutar del tiempo con mis hijos ahora que son pequeños, me gustaría llegar a lo que tú tienes con tus hijos. Quiero que, cuando sean mayores, tengan bonitos recuerdos de haber pasado el tiempo con sus padres. Y, por ello, que, aunque sean mayores, busquen pasar tiempo con nosotros.
      Tienes mucha razón en lo que dices. Me alegro muchísimo por vosotros.
      ¡Besotes!

  2. Ay, si es que a veces parece que o eres malamadre, o reniegas de la maternidad o erse una loca de la crianza que te pasas el mes de febrero cosiendo dsifraces de carnaval handmade y los fines de semana en la cocina con galletas de foundant. Estamos esperando que una salte para tirarnos todas a la yuguar. Y da el igual el tipo de madre que seas, somos madres, queremos a nuestras criaturas. Cada una lo vive a su manera.

    Hay mucha inseguridad en la maternidad y al final invalidad a la de enfrente parece que así valide el punto de vista propio, no se dan cuenta de que no hay ninguna manera “Buena”, más a allá de la de no dañar a las criaturas y criarlos como buenamente podemos y sabemos.

    1. ¡Me encanta tu comentario, Annabel! Parece que siempre tenemos que estar encasillándonos y que, lo que no va con nosotras, lo rechazamos y lo juzgamos. Como bien dices, no hay ninguna manera “buena”, cada día lo creo más. Para mí lo que hay son mejores versiones de una misma. Aprendo sobre la marcha, todas lo hacemos. Y lo que menos necesitamos es que se nos menosprecie nuestra forma de ser madres. Flaco favor nos hace.

  3. Yo soy de ese tipo de madre malamadre. Soy de ese tipo de madre en el que mis hijos no son El Centro de mi universo. Hago mil cosas por ellos y sacrifico mil cosas más pero no todas. Sigo quedando con mis amigas de la universidad. Sigo saliendo x la noche y yendo con mi marido alguna vez. Les mando quince días de vacaciones con mis padres y no me siento culpable por ello aunq muchas si lo hacen. Eso no quita para q de vez en cuando hagamos bizcochos, bajamos al parque, jugamos a un juego de mesa o dedique una semana a preparar su cumpleaños. Soy de ese tipo de madres a la que no les gusta cocinar pero me encanta tirarme al suelo a jugar con los playmobil o sentarnos en el sofá a ver una peli. Soy de ese tipo de madres que les apunta a todas las actividades del mundo porque creo que algo se les quedará y además tengo un ratin más para dedicarme a mi. Soy de ese tipo de madres que grita cuando tengo un mal día y que cuando tengo uno bueno pienso q son niños y todo lo que hagan lo veo bien. Soy de ese tipo de madres que castiga y perdona y muchos tipos de madres más. Pero al final todas somos ese tipo de madres que mira a sus hijos y los ve felices y dice. Lo estoy haciendo bien porque al final por encima de que sean listos, buenos, tranquilos, rubios y altos lo que queremos es que sean felices y buenas personas. Y eso, solo eso es lo que nos permite dormir por las noches. Y solo respetando todos los tipos de madre y guardándonos las opiniones que nadie nos ha pedido porque creo sinceramente que la sinceridad está sobrevalorada conseguiremos que nadie nos juzgue.

    Enhorabuena por el post!!!

    1. Marrod, me ha encantado tu comentario. De verdad que te aplaudo. Sobre todo la parte en la que dices que lo que queremos en realidad es que nuestros hijos sean felices y buenas personas porque eso es lo que nos permite dormir por las noches. Has entendido perfectamente lo que quería trasmitir en esta entrada.
      Sobre la sinceridad, no sé si es tanto sinceridad o ganas de quedar por encima de los demás. Pero creo que eso sería ya otro tema.
      Mil gracias a ti por comentar.

¿Tienes algún contra o pro más? ¡Cuéntamelo! :)

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.