… de hacer espinacas crujientes (receta)

Espinacas crujientes (receta)

He descubierto hace poco un picoteo sano, healthy snack que está ahora tan de moda llamarlo. Son hojas de espinacas crujientes o chips de espinacas. De verdad, da igual cómo lo llames. Si te gustan las espinacas, estoy casi segura de que te van a encantar. ¡Y es tan fácil hacerlas!

Sólo hay que coger hojas crudas de espinacas, ya lavadas y secas (para esto las bolsas que venden en los supermercados y algunas verdulerías son ideales), e introducirlas en una bolsa de alimentos con cierre zip. Bueno, te vale cualquier bolsa y, si no la tienes, también puedes apañarte con un cuenco. Pero para mí lo más fácil, rápido y que menos mancha es la bolsa zip.

Como te decía, en la bolsa metemos las hojas de espinacas, echamos un poco de sal, ajo en polvo y un chorrito de aceite de oliva. Cerramos con el zip y meneamos toda la bolsa a conciencia, como si fueran maracas más o menos, para que se reparta bien 😉

Cuando esté todo bien mezclado y todas las hojas estén bien impregnadas de aceite, las pasamos a una bandeja de horno (mucho mejor si le pones primero papel vegetal). Cuanto más separadas estén, mejor. Lo ideal sería ir poniendo hoja por hoja en la bandeja. Pero esto te obligaría a hacer varias tandas de horno. Así que yo lo que hago es echar media bolsa en la bandeja y repartir las hojas lo máximo posible.

Luego las horneamos a 180º C unos 20-30 minutos. Hay que encontrar el punto en el que las hojas salen más o menos crujientes pero sin llegar a quemarse. Al sacarlas del horno suelen estar un poco blandas pero, si lo has hecho bien, verás que a los cinco minutos a temperatura ambiente ya están más crujientes.

Son una delicia. Bueno, para mí lo son. ¡Y además es un aperitivo tan sano! El Mediano y yo somos capaces de comernos entre los dos la primera hornada sin pestañear.

CONTRAS:

  1. Es una comida que no gusta a todo el mundo, pero, si te encanta, seguro que la repites una y otra vez.

  2. La receta original dice que hay que poner cada hoja sola en la bandeja, no un poco amontonadas como hago yo. Si quieres seguir las indicaciones originales, vas a tardas más de dos tandas en hornear una bolsa de espinacas.

  3. La primera vez es posible que se te queme alguna hoja. A mí me pasó. Pero en cuanto le cojas el punto a tu horno, será más fácil.

PROS:

  1. Además de ajo en polvo, o además de, puedes añadirle chile. Para mi gusto es demasiado picante. Pero puedes añadirle un poco de pimentón.

  2. Quitando el tiempo de horno (y tampoco es tanto), se preparan en un momento.

  3. En la preparación apenas se mancha y, si haces como yo y usas la bolsa con zip, una vez terminadas las espinacas crujientes, se tira a la basura y no hay que limpiar nada.

  4. Se conservan perfectamente unos días en otra bolsa zip o recipiente hermético.

  5. ¿He dicho ya que es un aperitivo muy sano? ¡Ideal para picar a media mañana o a media tarde! Y también puedes servirlo a la mesa mientras llega el plato principal.

¿Conocías estas espinacas crujientes? ¿Te animarás a hacerlas?


¿Te apuntas al boletín mensual?

Recibe un resumen de las entradas y ¡un regalo cada mes!

8 thoughts on “… de hacer espinacas crujientes (receta)

¿Tienes algún contra o pro más? ¡Cuéntamelo! :)

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.