… del truco³ para guardar un póster sin doblarlo

Truco para guardar un póster sin doblarlo

Estoy convencida de que tienes en casa algún cartel en la habitación del peque. Quizás un póster de algún personaje que le guste o una cartulina de un dibujo muy chulo que hizo hace tiempo. Y, como ellos crecen y sus gustos cambian, es posible que también quieran reemplazar ese cartel por otro que ahora les guste más. Y entonces te planteas cómo guardar un póster sin doblarlo y sin que quede desparramado.

A mí me ha pasado. Empezamos con un cartel de Rayo McQueen que le gustaba mucho al Mayor. Lo pegamos a la pared y ahí estuvo un par de años. Pero luego llegó Big hero six y los Mayores quisieron quitar el de Rayo y poner este otro. De acuerdo, lo hacemos, chicos. Pero entonces, ¿qué hago yo con el otro cartel?

Estos pósters suelen ser muy grandes, así que el primer impulso es doblarlo. Pero, claro, entonces si algún día queremos recuperarlo, estarán esas feas dobleces. Hay quien le pone un trocito de celo, pero yo soy muy patosa y, cuando voy a retirarlo, lo normal es que acabe rompiendo el cartel. Pero ¡ya no más! Ahora tengo un truco³ genial 😉

Este truco para guardar un póster sin doblarlo consiste en coger un tubo del papel higiénico, enrollar el póster e introducirlo dentro del tubo. Y ya. El cartel se queda dobladido, no se abre y ocupa poco espacio. Si algún día queremos volver a ponerlo en la pared (o armario o donde sea), sólo hay que sacarlo. Y el riesgo de que se rompa es nulo. Y, para que no se te olvide de qué era el cartel, acuérdate de escribirlo en el tubo 😉

CONTRAS:

  1. El espacio que ocupa es en vertical (aunque obviamente se puede tumbar), pero creo que así es mucho más fácil de guardar que abierto y mucho mejor que doblarlo.

  2. Hay que tener un tubo o similar. Puede ser o no del papel higiénico o del papel de cocina, pero creo que de esto hay en todas las casas.

PROS:

  1. El truco para guardar un póster sin doblarlo da mucho juego porque también sirve para guardar el dibujo de un folio e incluso el papel de regalo. Mientras el papel que vayas a guardar sea un poco más largo que el tubo, con este truco podrás guardar cualquier papel: dibujos, escritos, carteles, pósters, orlas (ahora que están tan de moda en guarderías y colegios).

Y tú, ¿cómo guardas en casa los pósters que ya no usáis?


¿Te apuntas al boletín mensual?

Recibe un resumen de las entradas y ¡un regalo cada mes!

¿Tienes algún contra o pro más? ¡Cuéntamelo! :)

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.