Carta abierta a mi Peque (3 años)

Cumple-Peque

Queridísimo Peque:

Esta semana cumplirás tres años. Años que han pasado en un suspiro, sin avisar siquiera. Parece que fue ayer cuando casi no lo contamos. Atrás quedaron tus papillas y tu cuna. Y atrás vas dejando también ya los pañales. Este verano va a ser súper emocionante.

Resulta que te apasiona el chocolate igual que a mí. ¡Lo que disfrutamos juntos zampándonos unas galletas a escondidas! Me encanta bailar contigo, verte dar vueltas hasta casi marearte, tirarte al suelo y reír porque es lo más divertido del mundo mundial. Has descubierto los cuentos y me enternece ver cómo me traes unos cuantos para que te los leas.

Cada noche me asomo escondida a tu cama sólo para verte dormir y darte un beso de buenas noches. Otro más después de todos los que nos hemos dado ya a lo largo del día. Cada mañana eres tú quien se mete en mi cama y trae a una legión de muñecos que nos obliga a levantarnos y empezar el día.

Veo cómo te hacer mayor a pasos de gigante. Ya juegas con tus hermanos porque que eres uno más. Atrás quedó mi bebé regordete. Has aprendido a montar en el patinete con ayuda del Mediano y sabes buscar tus vídeos favoritos porque el Mayor te dijo cómo hacerlo.

Este año has elegido tú tu tarta de cumpleaños y estoy deseando ver la cara que vas a poner cuando al fin la veas. También empiezas a elegir tu ropa y quieres ponerte las zapatillas tú solo aunque la lengüeta siempre se te quede atrás. Has aprendido a lavarte los dientes y sabes dónde guardo el chocolate.

Esta semana le digo adiós a mi último bebé y saludo con gran alegría al niño feliz, alegre, curioso e inquieto que ya eres. Deseando estoy de que me lleves de tu manita a descubrir todos tus porqués.

Muy feliz cumpleaños, mi amor.

6 thoughts on “Carta abierta a mi Peque (3 años)

    1. ¡Muchas gracias! No sé si es el tiempo el que pasa demasiado deprisa o soy yo quien lo ve todo demasiado rápido, jejejeje… Pero sí, esta semana se planta en los tres años sin pedirle permiso a nadie. Con dos años aún puedes considerarles bebés, pero con tres ya no… Aunque, bueno, otra etapa empieza ¡y viene sin pañales! 😉

    1. ¡Muchas gracias!
      Bueno, mi abuela siempre llamó a mi padre (su hijo) “el niño” hasta el día en que murió. Daba igual los años que tuviera y que ya fuera un hombre hecho y derecho. Hay que ver cómo nos cuesta a las madres dejar de verles como nuestros pequeños… ¡Siempre lo serán! 😉

¿Tienes algún contra o pro más? ¡Cuéntamelo! :)

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.