… de las rodilleras divertidas

Rodilleras divertidas para niños. Falsas rodilleras

No sé si las madres de niñas pasan por esto, pero yo estoy ya hasta el toto de que, con el tiempo, casi todos los pantalones de mis Trastos acaben rompiéndose por la rodilla. Especialmente los del Mediano debido a su adicción a tirarse por el suelo y al suelo. Normalmente de rodillas. Así que mucho me temo que la mayoría de los pantalones no le llegarán al Peque. Las opciones son coser el roto y, por lo general, taparlo con una rodillera. También estoy de las rodilleras hasta ahí.

Las rodilleras son un engañabobos. Da igual si vienen con pegamento o no, después de pegarlas al pantalón por lo general hace faltas coserlas, como las que no tienen pegamento. Cuanto más dura sea la tela del pantalón, más posibilidades hay de que se acabe despegando. O descosiendo.

Además, cuanto más reconocible sea la rodillera, más cara será también. Así el precio puede oscilar de 1 € si es de color beig a unos 5 € si es la del escudo del Real Madrid. Mi bolsillo también está de las rodilleras hasta ahí.

Lo que más me molesta es que, haga lo que haga, la rodillera sólo aguanta un tiempo. Después hay que ir haciéndole el mantenimiento: plancha y costura. Bueno, y eso si no se rompe también la rodillera mientras sigue pegada y cosida al pantalón. En cualquier caso, yo tengo muy claro que un par de rodilleras no aguantan un curso escolar ni de coña.

Así que, harta de tanta rodillera, cuando vi en Internet (sobre todo en Pinterest) esta idea de las rodilleras divertidas, me la apunté rápidamente en mi lista de cosas para probar. Y el resultado ha sido muy satisfactorio y, sobre todo, muy divertido.

Cuando el Mediano volvió a llegar con un agujero a la altura de la rodilla en su chándal gris, yo cogí unas tijeras dentadas e hice el agujero más grande. Más que nada para que no se viera deshilachado. También cogí un pantalón azul roto de Papá³ y recorté un trozo que puse por detrás del agujero del chándal y así lo cosí (obviamente, para esto, el trozo debe ser más grande que el agujero). De manera que me quedaba un agujero azul en el chándal gris. Para rematar la faena, me fui a por un rotulador permanente y, sobre el agujero azul, pinté unos ojos. El resultado era una cara de sorpresa. Justo en la rodilla del chándal.

Cuando lo vieron mis hijos, les pareció muy gracioso eso de que su madre hubiera pintado un pantalón. La cara les gustó mucho, especialmente al Mediano. Menos mal porque era su pantalón…

Rodilleras divertidas para niños. Falsas rodilleras

CONTRAS:

  1. Hay que disponer de otra tela de color distinto al pantalón roto para hacer el efecto.

  2. Hay que usar la aguja, pero vamos, ya os digo que para cualquier rodillera también.

PROS:

  1. Es una manera divertida de dar salida a otros pantalones rotos que no tienen arreglo usando parte de su tela para apañar los pantalones rotos por la rodilla.

  2. Si queréis se puede rizar más el rizo: he visto también la misma idea pero con triángulos blancos a modo de dientes para hacer más creíble la boca. Yo la verdad es que pasé de complicarme la vida y fui a lo fácil y rápido.

  3. Esta idea no sólo sirve para los niños, sino también para adultos. Si tenéis un pantalón vaquero vuestro, por ejemplo, se puede poner por detrás una tela estampada que os guste.

Lo que no os puedo decir es si esta idea dura más, menos o igual que unas rodilleras normales. Lo que sí os puedo contar es que los pantalones han aguantado sin romperse (más) unos buenos fines de semana donde el Mediano ha jugado al fútbol, ha trepado a altillos, se ha tirado por el suelo y algunas cosas más por el estilo. Al menos para mí, han pasado la prueba de mi hijo 🙂

10 thoughts on “… de las rodilleras divertidas

    1. ¡Muchas gracias! Y lo mejor de todo es que son muy fáciles de hacer y quedan muy aparentes. Niño que ha visto al Mediano con ellas, niño al que le han encantado 😉

  1. ¡Me encanta! Por donde va cosido? no se nota nada y está genial como queda 🙂 Me lo apunto, mi niña aun la pobre no rompe nada, dan ganas de hacerle un boquete yo 😛

    1. Soy mala costurera y, si lo miras de cerca sí se nota por dónde la cosí. Son puntadas, como dice mi madre, jejeje… Con lo buena que eres tú con la aguja seguro que me das mil vueltas 😉 ¡Ya me dirás si se las haces a V!

¿Tienes algún contra o pro más? ¡Cuéntamelo! :)

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.