… de ser xiloprotectora (maternidad de la A a la Z)

AZ de la maternidad

 

Hoy me descuelgo con otra palabreja rara: xiloprotectora. Y es que la letra X es un poco esquiva si buscas alguna similitud con la maternidad. Pero veamos, xiloprotectora, cuando se refiere a un producto o sustancia, sólo es lo que se emplea para proteger la madera (RAE). Y, a continuación, mi vuelta de tuerca para contaros por qué creo yo que puedo incluir esta palabra en mi Diccionario maternal.

Bien podríamos ver a los hijos como árboles. Sus padres y demás familia serían las raíces, el de dónde vienen, su historia familiar. El tronco, grueso y grande, sería entonces la educación, los valores y, en definitiva, las armas que les ayudarán en el mundo exterior, ése que hay de puertas para afuera de su casa, donde ya no están seguros y donde puede pasar(les) cualquier cosa.

Las ramas serían sus propias elecciones. ¿Qué hace que un árbol tenga una rama de tal o cual manera y no de otra? ¿Cómo es que dos árboles aparentemente iguales (dos manzanos, dos pinos), como bien podrían serlo los hermanos, no tengan ni las mismas ramas ni la misma forma en ellas? Pues ahí está, porque cada árbol (cada hijo), aún teniendo un tronco más o menos parecido (ambos se criaron en la misma casa, con las mismas normas y los mismos padres y ambos recibieron mismos besos, abrazos y cantidades infinitas de amor) y raíces similares, como decía, cada uno ha tomado sus propias elecciones.

Así, los frutos bien podrían ser el resultado de esas elecciones. Volvemos a lo mismo, ¿por qué un limonero da limones y otro no los da si ambos han recibido los mismos cuidados? ¿Por qué las naranjas de este árbol son más dulces que las de ése otro de allí? En circunstancias más o menos parecidas, resulta que los resultados son distintos.

Por supuesto, independientemente de las ramas, los frutos y demás, nosotros como padres y madres siempre estamos cuidando a los hijos. Así, seríamos xeriprotectoras. Porque, aunque ellos vuelen y tengan su propia vida (ese día llegará), nosotras siempre estaremos ahí cuidándoles y protegiéndoles en la medida de lo que podamos.

CONTRAS:

  1. Hay que tener cuidado de no asfixiar la madera dando demasiadas capas de esa sustancia xiloprotectora.

  2. Escribiendo esto me he dado cuenta de que quizás la madera a la que se refiere la RAE sea un objeto de madera, como una mesa. En dicho caso, traspasar la analogía de la mesa al árbol. Creo que lo que trataba de decir (y que se resume en el primer pro) serviría igual.

PROS:

  1. Nosotras siempre seremos sus madres y ellos nuestros hijos. Así que siempre cuidaremos de ellos, como ya he dicho, cuidándoles, protegiéndoles, amándoles lo mejor que sabemos hacerlo.

 

“La maternidad de la A a la Z” es un carnaval de blogs iniciado por Trimadre a los Treinta que consiste en que cada madre participante describa un sentimiento al que ha descubierto un nuevo sentido con la maternidad, o una faceta de su personalidad que desconocía antes de ser madre. El objetivo es crear en red, colaborando unas con otras, un “Diccionario de madres” con el que reírnos, emocionarnos y conocernos un poco más.
Síguelo en Twitter #AZdelamaternidad.
Si estás interesada en participar, tienes toda la información a tu disposición aquí.

4 thoughts on “… de ser xiloprotectora (maternidad de la A a la Z)

  1. Ay, Arusca!! Menuda maratón te estás marcando!
    Bien encontrada la palabra! Aunque confieso que por un segundo pensé que ibas a contar cómo evitar que te pinten o rayen los muebles! 😉

¿Tienes algún contra o pro más? ¡Cuéntamelo! :)

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.