… de la ñamería (maternidad de la A a la Z)

AZ de la maternidad

Según la RAE, ñamería es la palabra que en Panamá utilizan para decir locura. Y convendréis conmigo en que esta palabra le viene que ni pintada al Diccionario de la Maternidad de la A a la Z. Porque locura o ñamería es cuando son las 8 de la tarde de un día cualquiera y, en vez de estar mis tres trastos agotados por el día que llevan (en el cole unos y harto de correr por la casa el otro), resulta que están potreando en el sofá. Ojo, que no saltando, sino jugando a peleas de dinosaurios los mayores y el Peque intentando seguirles el juego aunque aún no sepa muy bien de qué va el asunto.

Ñamería también es tirarnos una hora de reloj un sábado por la mañana para poder ir al parque que tenemos a la vuelta de la esquina. Que haya que coger pelotas para los tres, agua para los tres, toallitas por si acaso y pañales por si esperemos que no pase. Y luego que todos lleven bien puestos los abrigos y los gorros, y que se pongan las zapatillas de deporte a ser posible (y en esto incluyo al Tripadre y él sabe por qué 😉 ).

La ñamería también me invade cuando, en un intento de que no se me despendole ninguno mientras estoy ocupada con otro, me lío la manta a la cabeza y los baño a los tres a la vez. Que sí, que tengo a todos en la misma habitación “controlados”, pero los chapoteos se multiplican por diez (eso es, por diez que no por tres como cabría esperar) y las veces que tengo que decir “tú, fuera de la bañera, es tu turno” se repiten hasta casi el infinito.

También es digno de ñamería la hora de la cena, ponga lo que ponga, siempre hay uno al que no le gusta el menú. Ahora, que yo lo tengo bien claro, en esta casa, nada de comidas a la carta. Se come lo que se pone en el plato, que no les gusta, pues que coman menos, ya comerán más mañana. Bueno, pues aún así, entre lo cansados que están (ahora sí que aparece el cansancio de todo el día) y su poco interés hacia lo que hay en el plato, la hora de la comida es una auténtica ñamería.

La ñamería también aparece cuando intento hablar por teléfono, ya sea con la abuela, el Tripadre o el de la compañía del gas, da lo mismo. En ese preciso instante la habitación se llena de mamá, esto y de mamá, lo otro, aunque, eso sí, dicho todo muy bajito, que mamá está hablando por teléfono…

Afortunadamente, la ñamería también es cuando me viene un trasto por detrás a darme un beso porque le apetece. Sin más. O cuando se acurrucan conmigo en el sofá (pocas veces y poco tiempo, que nadie se piense que aguantan más de 5 minutos en esta tesitura) y me susurran un te quiero muy bajito y muy dulce.

Ñamería también es ver cómo el Peque cada día se integra más en los juegos de sus hermanos, quiere ser uno más y poco le falta ya. O cómo los mayores le incluyen en sus juegos como pueden y cuidan de él: me avisan si ven que sube por unas escaleras o si se aleja mucho de nosotros en el parque o si le ven meterse algo en la boca que no debería.

Y, por supuesto, ñamería es entrar en sus habitaciones por la noche para asegurarme que están arropados y verles dormir, quietos y tranquilos al fin, con esa cara de no haber roto un plato en su vida, aunque en el fondo sé que lo que están es recargando las pilas para el día siguiente, un día seguro lleno de ñamerías.

CONTRAS:

  1. A veces, el tiempo que pasamos junto a nuestros hijos es una locura, una ñamería. Nos gustaría pasar esa patata caliente a otra persona, que se quedara un rato con ellos aunque sólo fuera para poder oír nuestros propios pensamientos.

  2. A veces, maldecimos el momento en el que se nos ocurrió la brillante idea de bañarles a todos juntos, sacar la pintura de dedos que ahora anda entre las paredes y el suelo, o intentar salir al parque a cansarles cuando ya andamos nosotras cansadas antes de poner un pie en la calle.

PROS:

  1. Otras veces, la locura nos saca una sonrisa o una carcajada y nos hace ver que no queremos pasar ni un minuto alejada de esos pequeñajos.

  2. Otras veces, la ñamería es necesaria para mirar las cosas desde otra perspectiva y ver las cosas realmente importantes en la vida.

Porque, ¿qué sería de la vida, de nuestra vida tal como la conocemos, sin la ñamería de esos locos bajitos? 😉

“La maternidad de la A a la Z” es un carnaval de blogs iniciado por Trimadre a los Treinta que consiste en que cada madre participante describa un sentimiento al que ha descubierto un nuevo sentido con la maternidad, o una faceta de su personalidad que desconocía antes de ser madre. El objetivo es crear en red, colaborando unas con otras, un “Diccionario de madres” con el que reírnos, emocionarnos y conocernos un poco más.
Síguelo en Twitter #AZdelamaternidad.
Si estás interesada en participar, tienes toda la información a tu disposición aquí.

15 thoughts on “… de la ñamería (maternidad de la A a la Z)

  1. Ay, Ara… Si te digo que me he sentido plenamente identificada en cada una de las ñamerías que describes, me crees, verdad??? TOTALMENTE.
    Lo has descrito de una forma magistral.. y lo de los menús en mi casa es tal cual. Jamás hago excepciones, lo que hay es lo que se come. Antes nunca hubiese sido ni necesario… Todos comían como limas. Ahora el mediano se está volviendo más picajoso, pero lo único que pasa es que come menos.. porque me niego a hacer comidas a la carta. Lo que faltaba!! Eso sí que sería una ñamería!!!
    Un besazo guapa!

    1. ¡Me has pillado leyéndote, Vero! Vaya sincronización, jejeje…
      Te creo, vaya que si te creo… ya lo sabes. Y muchas gracias por tus palabras 🙂
      Cuando era pequeña, mi madre decía que sólo cocinaba una comida. Cuando había lentejas no me gustaba nada, pero me las comía, si no más, pues menos. Y he seguido la costumbre de mi madre. Si tengo que hacer tres o cuatro comidas al día (o el doble, si contamos comida y cena) ¡me pasaría todo el día en la cocina! Y yo lo que quiero es jugar con mis hijos y otras cositas… Así que nada, en esta casa se come de menú 😀
      ¡¡Un besote!!

  2. ¿Pero qué pasa, que aquí la que no soporta cocinar es la única que hace menú a la carta? Así tengo de asilvestradas a las fieras 😀 Y por supuesto, los tres a la bañera al mismo tiempo. Y qué decir del teléfono, que es sonar y ya van todos a contestar en el supletorio (llamada a tres (o a cuatro) en toda regla).
    Ñamería total… empezando por la madre que les parió!!!!
    Y mira, que no conocía esta palabreja, me la apunto por si sale en algún crucigrama 😉
    Un beso enoooorme 🙂

    1. Ufff… lo de bañar a los tres a la vez en la bañera lo he hecho yo algún día y he acabado pa’l arrastre, jejejeje… He vuelto a bañarles en tandas, primero los mayores y después el Peque.
      Pero no puedo decirles nada, que aquí la primera que sufre de ñamería es la que escribe estas líneas 😉
      ¡Besotes!

  3. ¡Madre mía! Y me asusto yo cuando baño a la bichila y de higos a brevas levanta el piececito y se sale una gota de agua ¿cómo debe ser eso de tener a 3 fieras metidos a la vez en una bañera? Yo creo que no sobreviviría para contarlo.

    1. Mira, muy fácil, fregona a mano y repetir el mantra “sólo es agua”… creéme, siendo niños, podría ser peor, las niñas creo que no mean para arriba, jajajaja…
      Gracias por pasarte y comentar.
      ¡Besotes!

  4. Madre mía es que tres mini trastos tiene que ser una ñamería sí o sí. Pero los pros superan los contras seguro 😉

    Miedo me está dando a mí cuando llegue el chiquitín y dentro de un tiempo les de a los dos por darme la serenata…

    Un besote!

    1. ¡Cierto! Mis pros superan mis contras con creces. Y no sólo eso, es que hacen que todo valga la pena. Que no todo es de color de rosa, pero a mí me gusta más el arco iris 😉
      Ya verás como cuando llegue Xabier lo divertido que va a ser todo, jejeje…
      ¡Besotes!

    1. Lo reconozco, aquí la primera con ñamería soy yo. Loca me tienen y loca estoy por ellos. La palabra también ha sido un descubrimiento para mí 🙂
      Gracias por tu comentario.
      ¡Besotes!

  5. uyyyyyy vaya…. no se si tu ñamería e una carrea de obstáculo o contra reloj, pero en cualquier caso siempre está la recompensa de esos momentos de risas, alegrías y buenos ratos que se pasan

    1. Jejeje… es verdad, eso parece, una carrera contrarreloj, pero es que si no, con tres, no nos cunde la tarde. Pero como dices, luego están esos momentos qu elo compensan todo con creces 🙂
      Gracias por comentar.
      ¡Besotes!

¿Tienes algún contra o pro más? ¡Cuéntamelo! :)

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.