… de cortarme el pelo

Peine y tijeras

Cuando tenía 16 años todo mi afán era tener el pelo largo, como las modelos que salían en la tele anunciando champús. Conseguí tenerlo algo largo pero no como las de los anuncios. Mi pelo no es liso y antes no había tratamientos para obtener un liso oriental. Tampoco es rizado, es más bien ondulado. Y nunca he sido amiga de secadores para alisármelo. Además, tengo mucho pelo, mucho volumen.

En el año 2000 necesitaba un cambio. Empecé a salir más con mis amigos, me quité muchas vergüenzas… y me corté el pelo. Me deshice de mi melena, que tanto años había tardado en crecer, y me lo dejé como aquella Lois de la serie de Supermán. Al poco tiempo me di cuenta de que aquello era un querer y no poder y me lo corté de nuevo, pero aquella vez, cortito del todo.

Conseguí darle un giro de 180º a mi vida. Fue la época en la que el Tripadre y yo nos hicimos novios. Y desde entonces, cada vez que sucede algo sacude mi vida, no sé cómo, acabo cortándome el pelo. Sin proponérmelo. Dicen que los cambios exteriores son un síntoma de un cambio interior. Totalmente de acuerdo.

El otro día volví a cortarme el pelo, harta ya de ir con él recogido día sí y día también. Al principio no le di mayor importancia. Pero luego, pensándolo, me di cuenta de que en mi vida ha habido muchos cambios. Para empezar, después del desconcierto que supone traer un bebé al mundo, ya por fin nos hemos asentado todos en la familia. Ahora somos cinco y se me hace raro pensar en cuando sólo éramos dos o cuatro.

Luego empecé a perder peso. Y me he deshecho de 10 kilos que me traían por el camino de la amargura. Otro logro conseguido que me ha venido muy bien, aunque aún quiera perder 5 kilos más (los que me quedaron tras el primer embarazo).

También está que he vuelto a conducir. Algo que el año pasado lo veía casi inalcanzable. Pues también lo he logrado. Y ya sabéis lo que me ha costado, pero ya puedo añadirlo a mi lista de cosas buenas que he conseguido este año.

Y, sobre todo, me he lanzado a escribir un blog. Un cuaderno virtual que me da muchas satisfacciones, gracias al cual he conocido a gente maravillosa y que me sirve de vía de escape muchas veces.

Ahora me siento más segura de mí misma y más arropada. Con todo esto, ¿cómo no iba a cortarme el pelo? Mi vida diaria ha sufrido cambios, todos a mejor. Es normal que, de nuevo, me aventurara con un cambio de imagen que, por cierto, me sienta genial.

CONTRAS:

  1. Con el pelo tan corto, siempre llevo el mismo peinado.

  2. Estoy a años luz de las modelos de melena al viento de los anuncios. Ya no quiero ser como ellas, ahora quiero ser como yo.

  3. Mantener el pelo corto implica ir más por la peluquería que si lo tuviera largo.

PROS:

  1. Puedo lavarme el pelo después de acostar a los Trastos, aunque sea tarde. Se seca rápido ;-).

  2. No pierdo tiempo peinándome por la mañana. Antes con el pelo largo tampoco, pero se me notaba mogollón.

  3. El Peque, quien tiene afán por tirar del pelo a toda aquella se le acerque demasiado, no me da tirones a mí. Él prefiere pellizcarme el brazo cuando le llevo en la mochila.

  4. Es lo mejor para la playa o piscina. Nada de horquillas o coletas.

  5. Ahora en verano es de lo más fresquito. Y en invierno uso gorros como los niños :D.

Es probable que dentro de un tiempo me lo deje crecer de nuevo. Así voy variando de look. Lo que tengo claro es que volveré a cortármelo. Seguramente después de encontrarme tras un tiempo perdida. Quien me conoce sabe que algo bueno me ha pasado por dentro. Ahora sólo me falta renovar la ropa del armario ;-).

17 thoughts on “… de cortarme el pelo

    1. Yo es que siempre iba en verano con el pelo recogido y me cansé… Lo mismo en invierno me lo dejo crecer de nuevo… para cortármelo cuando haya un nuevo cambio interior, jeje…
      ¡Besotes!

  1. Hola mi niña;
    Que bien que nos cuentes que estas en racha, y espero que te estés cortando el pelo siempre!!!!!!!!!!!!!!!
    Yo también llevaba el pelo media melena y con pinza, y un día me metí la tijera básicamente para quitarme unos pocos años, y hace un mes me compre una buena maquina y digo que a de ser buena! mi hijo me la pasa a mi y yo se la paso a el, ademas de estar fresquitos y favorecidos nos ahorramos un buen dinero cada mes.

    Un abrazo enorme

  2. Hola!!!

    Yo siempre súper melena ondulada que tras parir a mi trío ( no del tirón) desapareció 🙁

    Llevo tres años cortándome lo taco en julio… Estamos en la primera quincena del mes de julio del 2013 y aún sigue sin cortar… Este año ¡no se qué hacer!!!!!!!!!!!!

    Buen veranito, se haga lo que se haga…

    1. ¿En serio se te fueron las ondas tras los partos? Vaya… Aunque a mí no me importaría que me ocurriera lo mismo si se me queda liso liso… Siempre he deseado tener un pelo liso, ya sabes, por aquello de querer lo que no se tiene, jejeje…
      ¡Buen verano!
      Besotes.

  3. Yo estoy en la etapa ‘pelo recogido foerver’. Me planteo si cortármelo, pero me gusta cómo me queda suelto, de momento…

    1. Cuando lo tenía algo más largo y me lo peinaba en condiciones, también me encantaba mi pelo… pero por falta de tiempo siempre lo dejaba… Para eso el pelo cortito es lo mejor 😀
      ¡Besotes!

  4. Me encanta. Me siento totalmente identificada, yo iba hoy a cortarme el pelo, pero un gripazo veraniego me lo ha impedido. He estado a punto de hacerme una coleta y cortar ¡estoy cansada del calor que me da la melena!

    1. Vaya, espero que ya estés totalmente recuperada.
      Las melenas dan un calor insoportable en verano… En mis mejores tiempos, me tenía que hacer doble coleta para evitar el calor en el cuello… Si te lo cortas, verás qué cómoda vas 😉
      ¡Besotes!

  5. Hoy se lo han cortado el Mediano y el Peque, allí quedó el suelo de la peluquería sembrado con sus rizos castaños y dorados 🙁 Pero es que sudaban la gota gorda (es muy duro ser un hippy en verano) 😀
    Un beso

    1. El Mediano es el único que ha sacado rizos y a mí también me da penilla cada vez que se lo corta ver sus ricitos negros por el suelo… Te diré que tengo guardados mechones de cada uno la primera vez que se lo cortaron…
      ¡Besotes!

  6. Ohhh tengo que decirte que me estaba dando algo leyendo los primeros párrafos, parecía que lo había escrito yo! yo también quería pelo largo, lo tengo ondulado, mucho volumen, me lo corté como Lois Lane (yo la nombraba a ella también para decir el tipo de corte copoooon!jajaja) en la universidad me dio un telele y me lo corté como un chico, bueno todos decían que parecía una francesita. Suscribo tu lista de pros y contras, aunque yo ahora estoy en plan masoca y lo tengo largo larguísimo, el motivo; he descubierto que soy mi mejor peluquera. Si, como lo oyes, toda la vida con pelo gitana, cabezón, lo pedía a capas y me lo dejaban raro, y ha sido ver un tutorial revelador en youtube de como cortarse el pelo para tontos (imposible equivocarse) y de repente adoro mi pelo. Ese de Pantoja que siempre odié! jajaja ahora muriendo de calor pero siempre con moños y tal. Siento haberte soltado este rollo! un día hago un post sobre el corte de pelo para tontos a ver si ayuda a alguién más. Muaaaaaa

    1. Pues me alegra que te sintieras identificada conmigo porque casi todas mis amigas tienen el pelo liso y perfecto y siempre me he sentido como la rara del grupo… Está claro que la universidad nos marcó (cuando me lo corté estaba en segundo de mi primera carrera ;)).
      Me encantaría leer ese post sobre cortarse el pelo para tontos. Anímate a escribirlo, seguro que no soy la única que toma buena nota ;). Es más, me acabas de dar una idea y voy a ver si encuentro uno sobre cortar el pelo a los niños, para madres lerdas, eso sí, jejeje 😀
      ¡Besotes!

¿Tienes algún contra o pro más? ¡Cuéntamelo! :)

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.