… de ir a por la niña

Cuando era pequeña y luego más joven que ahora, estaba convencida de que tendría hijas. Así, con A. Al menos una. Por eso, cuando el ginecólogo nos dijo en mi primer embarazo que esperábamos un niño, pensé: “la siguiente será la niña”. En el segundo embarazo estaba aún más convencida de que sería niña, pues ya había tenido un niño. De nuevo el ginecólogo nos informó de que sería niño. Ahí sí me puse triste porque, en aquel momento, no contemplábamos la posibilidad de que tener un tercero.

Tras el impacto inicial, empecé a pensar que, siendo los dos niños, podría aprovechar toda la ropa del primero con el segundo, compartirían juegos y juguetes y, posiblemente, se llevaran mejor entre ellos que si fueran niño y niña. Aquí quien no se consuela es porque no quiere.

Cuando el ahora Mediano iba camino de cumplir sus dos añitos, el Tripadre y yo decidimos ponernos manos a la obra para ir a por la niña. He de reconocer que a él le daba un poco igual niño que niña, pero sabía que a mí me haría mucha ilusión tener una niña. Además, a mí me había vuelto a picar el gusanillo tras el nacimiento de mi sobrina… pobrecita, necesitaba una compañera de juegos, pues entre su hermano y sus primos, no había más niñas por aquí.

Así que hace ahora dos veranos, empecé a tomar ácido fólico en previsión de lo que me esperaba. Pero esta vez, decidimos hacer todo lo posible para que fuera niña. Dice la ciencia que en el sexo del bebé influye (aunque nunca se sabe) la frecuencia de las relaciones sexuales. Así, los espermatozoides niños son más rápidos pero mueren antes y los espermatozoides niña son algo más lentos pero aguantan más en el útero. Si es esto es así, para tener una niña hay que mantener relaciones uno o dos días antes del periodo fértil de la mujer (método basal) y ya. No hay que mantenerlas a diario, sino espaciadas. Y así lo hicimos.

Por otro lado, también existe la tabla china de la concepción. Este método relaciona la edad de la madre al quedarse embarazada con el mes del año. Si el resultado es un cuadrado azul, será niño; si es rosa, niña. La tabla china acertó de pleno con mis dos hijos mayores y hasta conmigo. Así que también nos guiamos por ella a la hora de mantener esas esporádicas relaciones sexuales.

Además, hay una especie de juego que se hace a las mujeres con una aguja pendiente de un hilo o un colgante. Consiste en extender la mano y levantar la aguja o colgante en la palma abierta. Si se mueve en círculos, es una niña; si lo hace en línea recta, un niño. Si se queda clavada y no se mueve, no hay más bebés a la vista. Bueno, pues también lo hice y me salió que iba a tener tres hijos: dos niños y una niña.

¡Y una leche! Como veis, lo hicimos todo encaminado a ir a por la niña. ¿Y qué pasó? Pues que no sirvió para nada. Otro niño como otro sol que no cambio por ninguna niña, dicho sea de paso.

CONTRAS:

  1. Como dice la canción, “♬♪ lo que tenga que ser, será ♫♩”. Da igual lo que nos esforcemos, como dice el refrán “el hombre propone y Dios dispone”. Pues eso. Si tiene que ser niño, da igual lo que nos emperremos en que sea niña.

  2. La gente me mira extrañada cuando les digo que tengo tres hijos. Pero aún se asombran más cuando les digo que los tres son niños. Vamos, ni que fuera la única madre en el mundo con tres hijos varones.

  3. Una vez recuperados del susto, la pregunta que suelen hacerme es si voy a ir a por la niña. A ver, que vale que me hubiera hecho ilusión tener una niña a la que peinar y poner vestiditos de vez en cuando, pero no por ello voy a quedarme embarazada por cuarta vez.

  4. Mucha ciencia moderna, mucha ciencia de la abuela y mucha ciencia ancestral y al final no hay manera de saber si estás embarazada de niño o de niña. Si me apuráis, ni las ecografías son fiables al cien por cien.

  5. Sigue habiendo gente que me viene a ¿ayudar? informándome de que existen maneras que funcionan para conseguir que el bebé sea niño o niña. Y me lo dicen como si fuera tonta, en plan, “ay, mira que no saber esto… ahora podrías tener alguna niña…”. Pues mira, ni tonta ni ignorante. Es más, creo que la tonta eres tú por creerte esas chorradas. Si a ti te funcionó, es pura coincidencia.

  6. Hay gente que, en su afán de ayudarme a pasar este mal trago que tengo con tres niños (léase con ironía), no duda en decirme que, cuando sea vieja, no voy a tener quien me cuide y se preocupe por mí si falta mi marido porque, aunque los hijos quieren mucho a sus madres, la realidad es que son las hijas quienes se hacen cargo de ellas cuando son mayores. Visto lo visto, creo que voy a tener que empezar a ahorrar ya para la residencia y cruzar los dedos para que no me falte mi marido.

PROS:

  1. Como siempre que se busca un embarazo, es divertido mientras se intenta. Hay que aprovechar, que luego llegan las náuseas y los vómitos y no está el horno para bollos.

  2. Como lo he probado, creo que tengo la suficiente credibilidad para afirmar que esos métodos no son fiables. Hay que pensar en si se quiere tener un hijo o no, en lugar de pensar si queremos tener un niño o una niña. ¿O es que acaso no se le va a querer igual si no es del sexo que esperábamos?

  3. Tengo tres hijos maravillosos como tres soles. No los cambio por ninguna niña, por muy tranquilita que sea ésta.

Esta entrada ha sido un poco para desahogarme, que últimamente, no sé que hay en el aire, no paran de preguntarme si voy a ir a por la niña. ¿Será que ya ven al Peque con cierta edad para convertirse en hermano mayor también él? Bueno, pues lo repito. Tengo tres niños como tres soles que no cambio por ninguna niña. Y, a estas alturas, me conformo con mi sobrina y quedo a la espera de nueras y nietas. Porque nietas sí tendré… ¿o no?

16 thoughts on “… de ir a por la niña

  1. Jajaja!!! Ufff…. un cuarto… qué perezón más grande, maaaaaadre!! Yo es que ni me lo planteo, pero creo que aunque hubiese tenido tres niños cambiaría de opinión!! Al final los hijos son hijos, y se les quiere independientemente de su sexo, como tú bien dices. Es como si tienes tres niños morenos, y se te cae la baba cuando ves a un rubio. ¿Vas a basar en ese deseo decidir tener o no otro hijo? No, ¿no?. Pues con el sexo lo mismo. Puede, en algún momento, que dé envidia aquello que no se tiene, muy propio de la naturaleza humana… Pero racionalmente no tiene explicación. NO LA TIENE.
    Un besazo… y si cambias de idea, cuéntanos tus motivaciones… porque te convertirías en mi heroína AL INSTANTE!!! ;))

    1. Creo que me quedaré sin ser tu heroína, que no ve veo cuadrimadre, jajajaja…
      Lo has explicado muy bien, lo del sexo del hijo es como el color del pelo, les quieres sean como sean. Pero hay que tener muy claro que te quedas embarazada de un hijo no de un niño o una niña, no sé si me explico…
      Pero es que a veces parece que, al tener tres y, encima todos niños, la gente da por sentado que no pararemos hasta que venga la niña y lo suelta como lo más normal del mundo O_O
      ¡Besotes!

  2. El Papi acaba de leer tu post y me ha dicho “esto lo has escrito tú, ¿no?”.
    Suscribo todas tus palabras, aunque a mí las ganas de niña me vinieron con el tercero. Y no sé si ya te lo conté, que hasta en la ecografía 3D dijeron que el Peque era niña, para al final en la última eco de la seguridad social decir que era nene 🙁 Y tampoco lo cambio por nada!!! 🙂
    Qué pesadita la gente, que nos mira como si fuéramos bichos raros, ¿es que no han visto el clásico “Siete novias para SIETE HERMANOS”?
    Por cierto, volvemos a coincidir en tener una sola sobrina (y otros dos sobrinos más en nuestro caso):-D
    Un beso 🙂

    1. No tenía ni idea O_O. Si es que ni las ecografías son seguras al cien por cien…
      Y también me acuerdo de esa película, vamos, que cuando yo iba al cole, tampoco era tan raro que hubiera más de dos hermanos en la familia o que todos fueran del mismo sexo… Cómo han cambiado las cosas…
      ¿También una sola sobrina? ¿Seguro qué tú no eres yo? ¿O yo soy tú? Jajajaja… 😀
      ¡Besotes!

  3. Hola Arusca, Yo dos hijas y un hijo…. las niñas? unas pasotas con su madre y de mayores nada cariñosas y no hablo mas de ellas, me centro en el varon, el niño (dios que me lo como) el siempre me ve guapa, siempre pendiente de mi (una anécdota) yo no vivo en pareja, el dia de los enamorados me dijo mama ven que tengo una cosa para ti, me llevo a la calle (vivimos en el campo) era de noche, me dijo mira el cielo ¡mama ves todas esas estrellas, pues todas las puse yo para ti! aaaaaaaiiiiiiiiii lo que a mi me entro en tooodo el cuerpo. Ya ves dos niñas y un niño, y no cambio a mi vástago por sus hermanas, los varones son mas inocentones mas solidarios con mama. Eres una suertuda porque tu tienes eso multiplicado por tres.
    Tu debes oír lo que te digan por educación, pero no debes escuchar.
    Y las niñas lloran mucho cuando les cepillas el pelo jajajajajajajaja

    Cuídate besazos

    1. ¡Pero que amor tu niño! Qué cosa tan bonita 🙂
      Yo cada vez que me arreglo un poco (lo que viene siendo peinarme y sacar una camiseta algo más decente del armario) empiezan a decirme lo guapa que estoy y, si me pongo vestido, me dicen que voy de princesa ¡espero que no cambien nunca! 🙂
      Lo de la gente es caso a parte, no deja de sorprenderme la facilidad de algunas personas para meterse en temas que no les atañen en absoluto… Pero haré como dices, oír sin escuchar 🙂
      ¡Besotes!

      1. Arusca, Tus hijos no cambiaran te lo aseguro! y cuando sean mas mayores te dirán aun
        mas piropos! si fueran chicas seria diferente (…) ellas compiten con la madre, a la hora de arreglarse.

  4. Me ha encantado tu post. Yo espero mellizos y siempre he querido tener un niño. Ya tengo una niña, así que espero que alguno de los dos bebés sea niño.

    Pero si te digo la verdad al final lo pienso bien y me da igual lo que sean, y si al final tengo 3 niñas pues al menos tendré algo que escribir en mi blog sobre las tonterías que me diga la gente por la calle como te decían (o dicen) a ti.

    Besos!!

    1. Me dicen, me dicen… La semana pasada fue la última vez, jejeje…
      Espero que alguno de tus mellizos sea niño, a mí me toca conformarme con mi sobrina y quedo a la espera de nueras y nietas 🙂
      Seguro que a ti con mellizos y tres en total te dicen “perlas” que tampoco tendrán desperdicio…
      Encantada de verte por aquí 🙂
      ¡Besotes!

  5. Ves, yo no quería niña, y “casi” tengo una. Todas esas teorías están bien como entretenimiento, pero yo no basaría mis esperanzas en ellas. Dime descreída.
    Ahora que ya tengo el niño, no sé decirte si querría un niño o una niña si viniese un hermanito.
    Un beso!

    1. Eso es lo que quería transmitir. Al final son teorías y no hay que pensar si se quiere niño o niña, sino si se quiere ser madre. Esta muy bien hacer el juego de la aguja o mirar la tabla china, pero al final que sea de un sexo u otro es pura suerte o simple coincidencia…
      ¡Besotes!

  6. Ale valieeeente! Jajajajaja. Saliros de la media nacional por tres! 😉 Ahora se plantea en España la posibilidad de elegir el sexo del bebé a través de Clínicas (habría que modificar la ley de reproducción asistida antes) pero en EE.UU. ya se permite… aunque a mí personalmente no me guste la implicación ética que conlleva…
    BESITOS! ♥

    1. Y tampoco soy muy partidaria de elegir el sexo del bebé (o cualquier otra cosa). Es más, si me hubieran dado esa opción en cualquiera de mis embarazos, la habría rechazado de lleno y si pensármelo dos veces, por muchas ganas de niña que tuviera… Lo de jugar a ser Dios, mejor que lo haga Dios 😉
      ¡Besotes!

  7. Hola!!

    Yo se de más de una que iban por la niña y tienen 4 varones.

    Creo que hay que pensar en CUÁNTOS hijos quieres en total. Como piensen en sexo uf.. La cosa no es tan fácil.

    En fin… A tener niñ@s!!!!!!!

    1. Yo también conozco a alguno que son 4 hermanos por buscar la niña… Como bien dices, lo importante es pensar en hij@s… Y ponerse a ello, jajaja 😉
      ¡Besotes!

¿Tienes algún contra o pro más? ¡Cuéntamelo! :)

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.