… de conducir yo sola

20130418-144851.jpg

Si me leéis con cierta asiduidad, sabréis mi batalla personal contra el coche. Hace un par de meses, era pensar en sentarme (ojo, que no conducir) delante de un volante y ya estaba nerviosita perdida. Temblores, escalofríos, rigidez, sudores fríos, nervios, pánico… vamos, lo que se conoce como amaxofobia.

En Navidad me dije: “de este año no pasa”. Con tres trastos a cuestas el coche se hace indispensable y el tener que depender siempre de alguien cada vez me gustaba menos. Bien, localizado el problema, ¿dónde podrían ayudarme a superarlo? Pues en la autoescuela. Y ahí que me fui. Y ahí empecé mi camino al volante. Varias semanas después, este pasado fin de semana, por fin, me senté a conducir mi coche. Y no sólo eso, no. Es que lo arranqué. Y lo moví. Y conduje. Y lo aparqué. Y no se me caló. Y no me puse nerviosa. Me di una vuelta, fui a un centro comercial, volví. Y todo fue bien. Ningún golpe, ningún rasguño, ninguna abolladura.

Tampoco os creáis que me lié la manta a la cabeza y me fui en plan aventura, no. Me fui con mis tíos y mi prima a la hora de la siesta mientras el Tripadre se quedaba en casa con los Trastos. Pero algo es algo y volví súper contenta.

Ahora sólo me falta practicar y practicar y practicar. Ayer lo volví a coger con mis padres. Se me caló una vez y me pitaron (uno al que se le estaba quemando la casa, supongo, porque lo arranqué inmediatamente y seguí para adelante). Y por la tarde, me fui con mis trastos a celebrar el cumpleaños de mi cuñado, que vive cerca de casa, no os voy a engañar. Pero nos fuimos en coche mis trastos y yo. Y lo traje de vuelta. Con mis Trastos también. Y era de noche. ¿Y mis nervios? No sé, creo que los tiré por la ventana en alguna de las clases prácticas ;-).

CONTRAS:

  1. Aunque por fin conduzco, aún estoy verde. Sigo yendo bastante pendiente del cambio de marcha.

  2. No he salido a la autovía porque me da reparo ir tan rápido. Pero sé que tengo que hacerlo. Si no, nada de esto tendría sentido.

  3. Me temo que voy a tener que ir a comprar muchas veces sola. A ver ahora qué me invento para hacer que el Tripadre me acompañe, con la alergia que le dan las compras…

PROS:

  1. Me siento súper poderosa, capaz de cualquier cosa. Es una sensación genial.

  2. He vencido un miedo que arrastraba desde hacía años y que me ha hecho sentir bastante inútil.

  3. Soy el ejemplo perfecto de que todo es cuestión de proponérselo y practicar hasta que salga. Que vayan aprendiendo mis hijos. No admito excusas.

¿Sabéis eso de que, cuando una persona se acaba de sacar el carné de conducir, se autoconvierte en el chófer de todo el mundo? Pues así estoy yo desde hace unos días. ¿Dónde queréis que os lleve? 😉

15 thoughts on “… de conducir yo sola

  1. ¡Enhorabuena!
    Sin duda has dado un paso enooorme. Te felicito por ello.
    Y sí que es cierto que la gente pretende que les lleves y les traigas a todas partes peeeero… el coche no me otorga ni más tiempo ni más disponibilidad de lo que tenía antes así que… Si puedo y me apetece (importante el segundo punto), encantada, pero tener coche no significa ser taxista gratis…

    1. Espero no convertirme en taxista oficial de la familia… Pero de momento no me importa, tengo que practicar todo lo que pueda, no sea que me vuelvan los miedos otra vez 😉

  2. Lo más importante es ese paso que has dado, así que adelante, y… espero no encontrarte en la carretera… ajjajajja. Es broma…
    Es un paso importante y un miedo superado, por lo que enhorabuena y con tranquilidad todo irá a mejor.

    Salu2

    1. De broma nada, si me ves en carretera, no te me acerques mucho, por si las moscas jajajaja…
      Tranquilidad creo que tengo demasiada, de momento voy en plan tortuga 😉
      ¡Gracias por tus palabras!

  3. Eleeee ahí, amiga! Lo más ya lo tienes, y no irás en coche solo, porque también te habrá dado alas! 😉
    Enhorabuena!

    1. La verdad es que ayer me sentí genial, conduciendo sin tener que esperar a que nadie me lleve… Sólo espero no perder la confianza en que puedo hacerlo 🙂
      ¡Gracias por tus ánimos!

    1. Me encantan los ánimos que me dais, de verdad. Verás en cuanto coja más práctica… En nada me ves haciendo carreras con Fernando Alonso por la autovía, jajaja 😀
      ¡Un besote!

  4. Pues chica, yo te veo un cambio íncreible. Estoy súper orgullosa de ti que lo sepas.
    Verás como llegará el día en que te rias de todo esto.

    Un besazo y lo estas haciendo genial

  5. ¡Eres un fenómeno! Y qué envidia más cochina y más grande me das! Y por cierto, a los “pedorros” que tienen el dedito pegado al claxon del coche, mándalos a tomar viento (eso sí, con delicadeza, que los niños luego lo imitan todo:-))

    1. Jajajaja, los mandaré a tomar viento fresco, no sea que luego lo repitan los Trastos 😉 Lo primero que me dijeron en la autoescuela es que aprendiera a hacer oídos sordos… Y yo soy muy obediente jejejeje
      Muchas gracias por tus palabras, de verdad que me animan un montón, que es lo que necesito ahora mismo 🙂
      ¡Un besote fuerte!

¿Tienes algún contra o pro más? ¡Cuéntamelo! :)

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.