… de la pelota laberinto

Pelota laberinto. Addictaball

Siempre ando buscando juegos y juguetes algo fuera de lo normal. Digamos que los que anuncian en la tele no suelen llamarme la atención y que, además, he comprobado que el interés de mis Trastos por ellos cae en picado a las pocas semanas. Sin embargo, cuando los juguetes son algo distintos, siguen jugando con ellos mucho más tiempo. Es el caso de esta pelota laberinto.

He dicho que son “juguetes fuera de lo normal”, pero en realidad no lo son tanto. Son juguetes que hacen poco y donde son los peques quienes tienen que “hacer todo el esfuerzo”. Es el caso del dominó dinámico o de las piezas con imanes que ya te he mostrado por Instagram.

Volviendo a la pelota laberinto, voy a ponerte en contexto. Cuando yo era pequeña, recuerdo que me encantaba jugar con un juego que era como una tabla donde tenías que llevar la bolita de un sitio a otro. Parecido al juego que hay en la tapa de muchos pomperos ahora. Pues bien, esta bola laberinto es justo eso ¡pero en 3D!

Me explico, tienes que hacer que la bolita llegue desde el principio hasta el final pero, al ser una esfera, el camino tiende a complicarse. De manera que la bola puede ir en todas las direcciones y tenerla que llevar por un camino y luego tener que darle la vuelta para que pase por ese mismo sitio pero por la parte de abajo (envés y revés).

Quizás dicho así sea un poco lioso. Pero puedes meterte en YouTube y buscar “addict a ball” o “addictaball” para ver en qué consiste el juego. Pero eso sí, te advierto que es adictivo, tanto ver los vídeos como jugar con la pelota.

Porque, ay, amiga, no te lo he dicho, pero en casa todos estamos enganchados a este juego, pequeños y mayores. ¡Yo la primera! Compartimos la pelota pasándola al siguiente cuando se nos cae la bolita. Y así nos tiramos un buen rato.

CONTRAS:

  1. Puede parecer un poco aparatosa por su tamaño, pero cabe en una mochila pequeña (pero no de las muy pequeñas).

  2. Está hecha de plástico duro, pero aún así puede abollarse, por lo que hay que tener cuidado con los golpes.

PROS:

  1. Si te gusta, la puedes adquirir a través de Amazon donde también tienen varios modelos.

  2. La pelota laberinto es un pasatiempo estupendo. Ha conseguido tener a mis Trastos entretenidos media hora del tirón. Y juegan con ella varias veces al día.

  3. Además, ayuda a trabajar la paciencia, la destreza y la coordinación mano-ojo.

  4. La edad no es ningún problema. En casa juega desde el Peque con sus 5 años hasta yo, con 36 veranos.
  5. Para no perderse en el laberinto, los caminos están numerados. Así puedo decir que yo llego hasta el 19 cuando el Mayor ha conseguido llegar hasta el 29. Pero seguimos practicando para conseguir llegar al final.

  6. Decía antes que cabe en una mochila pequeña. Esto facilita poder llevarla a muchos lados. Mis Trastos se la han llevado a la piscina, a casa de los abuelos, para jugar con los primos, en el coche… y también se puede llevar de vacaciones.

¿Crees que a tu peque le gustaría esta pelota laberinto? ¿Y a ti?


¿Te apuntas al boletín mensual?

Recibe un resumen de las entradas y ¡un regalo cada mes!

Guardar

Guardar

1 Comments

¿Tienes algún contra o pro más? ¡Cuéntamelo! :)