… de hacer un cuadro con botones DIY

Cuadro con botones DIY

Creo que voy a ser la única bloguera que este viernes de Carnaval no va a publicar nada carnavalesco. La verdad es que hoy tenía que publicar otra entrada, pero al final no ha sido posible. Y me ha pillado sin nada preparado para hoy. Pero no quería dejar sin acudir a mi cita de los viernes contigo. Así que hoy, aunque más tarde de lo habitual (espero que sepas disculparme), te traigo una manualidad que me ha encantado: un cuadro con botones DIY.

Siempre me ha gustado pintar, pero nunca se me ha dado bien. Me encantaría saber hacer cuatro líneas y hacer una cara graciosa o dibujar perros que no fueran amorfos. Pero no tengo ese don. Ahora que lo pienso, creo que lo que no se me ha dado nunca bien ha sido dibujar. Porque colorear se me da de lujo. Soy totalmente capaz de no salirme de las rayitas.

Además, me considero una persona creativa. Quizás por eso escribo. Quizás por eso me gusten tanto las manualidades y los DIY. Soy crafty, como se dice ahora. Pero conociendo mis límites, nunca pensé que podría llegar a hacer un cuadro de un árbol. Pinterest me ha sacado de mi error. Y es ahí donde me he inspirado para dejar volar mi imaginación. He mirado muchos pines, pero no he seguido a ninguno en concreto.

El caso es que con un lienzo en blanco, tres colores (granate, blanco y negro), cola blanca y unos cuantos botones he sido capaz yo solita de hacer algo tan chulo como este cuadro. Gran hazaña la mía si tenemos en cuenta que no se me nada bien pintar ramas de árboles. Ahora, haciendo espirales soy un hacha.

Y además he descubierto una cosa: me relaja. Es como hacer tartas o galletas, con la diferencia de que hacer este cuadro no engorda porque, una vez terminado, no hay que comérselo. Y además de que me relaja, dejar volar mi imaginación, haciendo algo con mis manos, y ver un bonito resultado final, me alegra el alma. Por lo que he decidido hacer más cuadros, probando otras maneras aptas para personas que no saben dibujar. Así que no te extrañes si empiezas a ver más cuadros en mi Instagram (prometo no abusar).

CONTRAS:

  1. En el caso concreto de este cuadro, hay que dejar secar la primera pintura (granate) antes de seguir con el resto (hacer el árbol y pegar los botones).

PROS:

  1. Como he dicho, a mí me relaja y me reconforta.

  2. No hay que saber dibujar. Aunque supongo que si a ti se te da bien, harás un cuadro más bonito que el mío.

  3. Yo usé un lienzo porque me apetecía colgarlo en la pared tal cual. Pero también se puede hacer en un folio o cartulina y después ponerle un marco (si lo haces así, busca marcos que permitan profundidad entre el cristal y el fondo).

  4. Es tan fácil que también sirve como manualidad creativa para los niños. Ellos pueden pintar el fondo e incluso dibujar las ramas del árbol. Y luego se les puede ayudar pegando los botones.

A continuación puedes ver el vídeo con el paso a paso que también está en el canal de YouTube del blog. Como siempre te digo, es más fácil verlo que explicarlo.

Y tú, ¿sabes dibujar? Cuéntame qué actividad creativa te relaja más.


¿Te apuntas al boletín mensual?

Recibe un resumen de las entradas y ¡un regalo cada mes!

2 Comments

    • Créeme que yo no sé dibujar y con un pincel soy peor que los niños. Pero si a mí me ha salido esto tan resultón, cualquiera puede hacer algo parecido. ¡Anímate y me cuentas! 🙂

      Reply

¿Tienes algún contra o pro más? ¡Cuéntamelo! :)