… de la bandera de España

Piedra pintada España

Hace ya algo más de una semana que se acabó el mundial de fútbol de Brasil. Durante todo el tiempo que ha durado esta competición, hemos ido por la calle viendo banderas de España colgadas de terrazas, ventanas y balcones. Mis hijos jugaban a ver quién veía más. La selección prometía mucho y estábamos orgullosos de ser españoles, por eso había tantas banderas, ¿no?

Si os fijáis ahora, casi todas ellas han desaparecido. Acabado el mundial, las banderas en las casas toman otra connotación… negativa. Hace 10 días si yo colgaba una bandera de España en mi casa es porque iba con la selección. Ahora, si pongo una bandera en mi casa es porque soy facha. Así de claro.

De nuevo, veo a la gente llevar camisetas con las banderas del Reino Unido, Brasil, Italia, Estados Unidos… y van tan contentos. No hay nada de malo en ello. Pero no veo a nadie llevar una camiseta con la bandera de España. ¿Cómo osar? Eso es de fachas o de pijos.

Mis hijos aprenden en el colegio que ellos viven en un país que se llama España y también aprenden cuál es su bandera. Igual que aprenden que en clase hay niños que vienen (ellos o sus padres) de otros países con otras banderas. Y no pasa absolutamente nada. No hay desprecio ni insultos. Para ellos, es como ser moreno o ser rubio.

De la misma manera, mis hijos pintan banderas de España, por ejemplo, cuando pintan un campo de fútbol o el coche de Fernando Alonso. Mis hijos no saben qué es ser facha, aún no saben de dónde viene esa expresión. Pero les suena a insulto. No es cosa sólo de mis hijos. He oído a bastantes adolescentes usar esa palabra sin saber muy bien qué significa, sólo sabían que llevar los colores de su país es de fachas. Como veis, nada que ver con ideologías políticas.

Así que me da mucha lástima ver ese complejo de inferioridad que tenemos los españoles (a menos que, como país, ganemos algo o se trate de alabar la dieta mediterránea, la fiesta española o la siesta).

CONTRAS:

  1. Cada uno es libre de hacer lo que quiera (dentro de unos límites democráticamente establecidos dentro del Estado de derecho, claro), pero me gustaría que mis hijos crecieran en un país donde no les insulten ni señalen con el dedo por llevar o dibujar la bandera española fuera de un mundial de fútbol.

  2. Esta connotación negativa hacia nuestra bandera me temo que viene en gran parte de los medios de comunicación. Fijaos cuántas veces aparece una bandera de España en cualquier película española o cómo queda retratado en cualquier serie de televisión el personaje que hace alarde de ser español.

  3. Sinceramente, creo que hemos llegado a un punto en el que ya no hablamos de ideologías políticas (de si prefiero este partido o aquel otro), tampoco creo que tenga ya mucho que ver con la historia reciente de España.

PROS:

  1. Como país, tenemos nuestros defectos y virtudes. Siempre se puede mejorar. Pero no creo que eso sea obstáculo para discriminar a nuestra bandera ni a quien la lleve.

  2. Supongo que habrá que esperar otro mundial para sentirnos orgullosos de ser españoles.

La última vez que hubo una competición de fútbol me quedé con las ganas de escribir este post. Hoy lo publico con la esperanza de que mis palabras no sean malinterpretadas.

2 Comments

  1. ¡Ay qué razón tienes! Parece que en este país, por enseñar nuestra banderita estamos ya llamados a militar con la de derecha, sino con el fascismo o con causas aún peores. Mira los americanos: lo orgullosos que llevan su banderita en gorras, camisetas, maletas de viaje o hasta izadas en un mástil en el jardín. Bueno, y aquí en Barcelona no te quiero contar. Que con el rollo del independentismo te encuentras los balcones llenos de banderitas con la estrellita pero ¡ay de ti como se te ocurra lucir la de España!

    Reply
    • A eso justo me refería. En Cataluña imagino que es aún peor, pero creo que pasa en todas partes. Es una pena que no nos dé reparo llevar la camiseta con la bandera de Brasil o Italia pero sí la nuestra. Tanto que nos fijamos en los norteamericanos para algunas cosas y para otras nada…
      Gracias por tu comentario. Me alegra saber que no soy la única a la que le da por pensar estar cosas, jejeje…

      Reply

¿Tienes algún contra o pro más? ¡Cuéntamelo! :)